Bicicleta.
photo_camera Bicicleta.

Innovadores

Así ha transformado esta empresa española la compraventa de bicicletas en Europa

Tuvalum ha reinventado la manera de comprar y vender bicicletas por Internet

Ofrecer bicicletas de segunda mano de gama media y media alta con todas las garantías y con máxima seguridad. Esta es la razón de ser de Tuvalum (tuvalum.com), la plataforma on-line made in Spain que pisa fuerte en Europa y que está revolucionando la industria ciclista. 

Podría afirmarse que Tuvalum ha reinventado la manera de comprar y vender bicicletas por Internet. En su modelo de negocio conviven la compraventa y la tasación de bicicletas. Hoy cualquier particular o profesional puede solicitar a Tuvalum una oferta por su bici (debe tener menos de seis años) y formalizar la transacción en cuestión de horas, siempre que se ajuste a ciertos estándares de calidad. 

Las bicicletas son revisadas por un equipo de expertos mecánicos antes de ponerse a la venta en la web. Cada uno de ellos acumula años de experiencia en taller revisando y realizando el mantenimiento de bicicletas de alta gama. 

El crecimiento de Tuvalum ha supuesto una inyección de aire fresco en la industria de la bicicleta, un sector tradicionalmente distanciado de la innovación tecnológica. Así lo confirma Alejandro Pons, CEO de la compañía.    

“Cuando montamos Tuvalum -afirma- nos dimos cuenta de que la industria de la bicicleta llevaba décadas anclada en prácticas analógicas; es decir, se vendían bicis de la misma manera que hacía 40 años y pensamos que eso tenía que cambiar”.

Dicho y hecho. Alejandro Pons y su socio en este viaje, Ismael Labrador, tenían bastante terreno ganado. Nativos digitales y apasionados de la tecnología, exprimieron su know-how para aplicarlo en el campo de los negocios digitales. De eso hace ya 8 años.

“Mientras nosotros experimentábamos on-line, casi todos los operadores del sector seguían centrados en lo offline. A estos operadores todavía hoy les sigue costando entender las reglas del juego”, añade Pons.

Bicicleta.
Bicicleta.

Eliminando barreras

Al contrario de lo que pudiera parecer, Tuvalum se posiciona lejos de las webs y aplicaciones de segunda mano más conocidas. La mayoría de ellas se limita a poner en contacto a compradores y vendedores, por lo que Tuvalum decidió ir mucho más allá. 

Vieron la necesidad de eliminar las barreras y amenazas ligadas a la compraventa de bicis de segunda mano en estas plataformas. 

“Nuestra historia es sencilla: no encontrábamos ninguna web 100% segura para comprar y vender bicicletas de segunda mano, así que decidimos crearla”, comenta Pons.

Efectivamente. Gracias a Tuvalum, ya no es necesario quedar con un desconocido, ni temer por el estado del producto, ni preocuparse del pago o de la logística… De hecho, cuenta con un servicio de recogida y envío puerta a puerta, incluyendo el embalaje e instrucciones precisas para que la bici no sufra daño alguno en el transporte.   

Tampoco es necesario exponer datos sensibles para realizar transacciones con particulares, con el riesgo que conlleva. 

“En Tuvalum cumplimos todos los protocolos de seguridad, empezando por el pago y la confidencialidad de datos”, remarca Alejandro Pons. 

“Puedes pagar con tu tarjeta de crédito, con tu cuenta de PayPal, mediante transferencia bancaria o financiando tu compra a plazos -añade-. Para que el lector se haga una idea, es más seguro comprar online en Tuvalum que pagar con tu tarjeta en un restaurante o una gasolinera”.

El objetivo final es que nadie tenga ningún problema a la hora de comprar o vender una bicicleta.

Tasación de bicicletas

Dentro de la comunidad ciclista, conocida es su trayectoria en la compraventa de bicis usadas. 

Pero Tuvalum sigue apretando el acelerador. A este modelo de marketplace añade desde hace algún tiempo una capa de recommerce. Esto se traduce, como ya hemos apuntado,  en un innovador servicio de tasación. Sin duda, uno de sus grandes atractivos.

¿En qué consiste? ¿De qué manera se beneficia el usuario que quiere vender su bicicleta y obtener un rendimiento económico?

Alejandro Pons, CEO de Tuvalum, nos ayuda a comprender esta funcionalidad.

“Como idea general, lo que hacemos es ofrecer un servicio de tasación de bicicletas de forma totalmente online y gratuita”, apunta.

En cuanto a la operativa del sistema, todo son ventajas para el usuario. 

“Le hacemos una oferta de compra al vendedor -añade Pons-. Una vez aceptada y firmado el contrato de compraventa, recogemos la bicicleta en su domicilio y la traemos a nuestra sede central para verificar su estado”.

Cada vez que una bici entra en las instalaciones de Tuvalum, ubicadas en Valencia, un equipo de mecánicos realiza un completo reacondicionamiento y puesta a punto. De ahí los 12 meses de garantía que la plataforma ofrece en sus bicicletas certificadas.

Otra de las labores que se lleva a cabo es la comprobación del número de serie de cada bici, en coordinación con la base de datos de la Policía. De esta forma, evitan el fraude: la venta de bicicletas robadas y falsificaciones.

“De hecho, hemos ayudado a recuperar alguna que otra bici robada, de lo cual presumimos”, apunta Alejandro Pons.

Tuvalum se ha convertido en la plataforma on-line líder en la compraventa de bicicletas usadas de uso deportivo de alta gama. Es la prueba palpable de que segunda mano y vanguardia tecnológica pueden ir de la mano perfectamente.

La confianza, asunto clave 

Tuvalum otorga una importancia capital al asesoramiento individualizado; tanto en la búsqueda de la bici idónea para cada cliente como en cuestiones logísticas y administrativas. “De hecho -comenta Pons- nos gusta decir que en Tuvalum no vendemos bicicletas, sino confianza. Nuestro objetivo no es que alguien compre la bicicleta más cara ni la que nos deje una comisión más alta, sino la que realmente necesita para sus  hábitos, objetivos y retos deportivos”.

El CEO de Tuvalum remarca la labor de sus compañeros de Ventas, que conforman el departamento más numeroso de la compañía. “Es un equipo superprofesionalizado que dedica muchísimo tiempo a asesorar a nuestros clientes para que tomen la mejor decisión de compra”, dice.

No es una forma de hablar. Ciertamente, el trato cercano es un aspecto que cualquier usuario percibe desde el primer contacto con la plataforma. En la búsqueda de la bicicleta perfecta, existe un canal de comunicación permanente para solventar cuestiones de forma telemática o a través de una simple llamada. Lo que resulte más cómodo para el potencial comprador.

Esa es, precisamente, una de las claves del éxito de la firma valenciana: el asesoramiento y el profundo conocimiento del mercado. No en vano, desde su fundación, Tuvalum ha transaccionado más de 15.000 bicicletas. Su conocimiento del mercado y del producto es, por tanto, gigantesco. 

Bicicleta.
Bicicleta.

Bicicletas certificadas 

El catálogo de bicicletas disponibles en Tuvalum es enorme, abarcando todas las modalidades ciclistas. Es el propio equipo comercial el que selecciona las mejores bicis de segunda mano, procedentes de ciclistas particulares y tiendas profesionales. Estas bicis se someten a una completa revisión, se certifican y se ponen a la venta en la web con 12 meses de garantía.

¿Y en qué consiste esta certificación?

“Digamos que es una forma seria y profesional de hacer las cosas. El certificado de Tuvalum es algo especial, es ese extra que hace que una gran bicicleta se convierta en una oferta fantástica”, comenta Alejandro Pons.

En definitiva, las bicis con el sello Certified son aquellas que han sido sometidas a la revisión más completa posible, de acuerdo con la normativa nacional y europea más estricta.  

Para obtener esta garantía de calidad, se inspecciona hasta el último detalle de cada bici. Para ello, los mecánicos de Tuvalum cuentan con la última tecnología en revisión y reacondicionamiento de bicicletas. 

“Comprobamos el desgaste de los componentes, el funcionamiento de las suspensiones, se verifica que no tenga fisuras o defectos que comprometan su estructura, se comprueba el estado de la electrónica… Una vez validado el estado general de la bicicleta, realizamos una puesta a punto y las piezas que no pasan la inspección son reacondicionadas o reemplazadas”, apunta el CEO de Tuvalum. 

Cuando la bici supera este proceso, pasa al catálogo de bicis certificadas y cualquier usuario puede visitarla a través de la web. Allí puede consultar toda la información técnica y gráfica correspondiente.  

Acceder a tuvalum.com y buscar la  bicicleta de nuestros sueños es una experiencia grata. Basta con seleccionar el tipo de bici, en función de la especialidad, del precio, de la marca, de la talla, etc. En caso de duda, siempre existe un contacto directo con el equipo de Ventas, que asesora sobre cualquier modelo de la plataforma que nos interese.

Como afirma Alejandro Pons, “digamos que Tuvalum nació para convertir la compra de una bicicleta usada en una experiencia tan cómoda, sencilla y segura como encargar una pizza por Internet: desde el teléfono móvil, sin moverte de casa y sin quedar con extraños”.

Los orígenes del proyecto

Los inicios de Tuvalum se remontan a 2014. Unos comienzos ligados a Demium (incubadora de start-ups). Fue en un evento de selección de talento emprendedor el que unió a los dos socios fundadores de la empresa, Ismael Labrador y el propio Alejandro Pons.

Analizando tendencias de mercado, se dieron cuenta de que la segunda mano dejaba de ser una especie de mercadillo para empezar a traccionar en la industria. 

“Vimos que en Estados Unidos surgían aplicaciones verticalizadas, centradas en productos usados de una sola categoría. Nos fijamos especialmente en algunas centradas en deportes outdoor”, recuerda Alejandro Pons. 

Le dieron vueltas al modelo, testaron el mercado y apostaron por las bicicletas. Entrevistaron a más de 300 ciclistas que habían comprado material de segunda mano a través de Internet. 

“Casi todos coincidían en haber tenido malas experiencias”, apunta. 

Comprendieron que la incertidumbre, la distancia comprador-vendedor y el precio de estos productos suponían amenazas que su modelo de negocio podía combatir. Y se pusieron manos a la obra.. 

“Por aquel entonces, muy pocos creían en nuestra propuesta, nos decían que la idea de revisar las bicicletas para certificar su estado era muy arriesgado, muy caro y un foco de problemas”. 

Pero los fundadores de Tuvalum decidieron seguir escuchando a la comunidad ciclista y el tiempo acabó por darles la razón.

Inyección de capital

Prueba del buen momento que atraviesa Tuvalum es la reciente entrada de capital en 2022. Sin duda, uno de los hitos del presente ejercicio. La firma valenciana viene de captar 5 millones de euros de una ronda de financiación Serie A, lo que abre nuevas perspectivas al negocio. 

El objetivo, acelerar el crecimiento de Tuvalum en Europa como web líder en la compraventa de bicicletas de segunda mano. Así lo confirma Alejandro Pons, CEO de Tuvalum: "Esta ronda supone un refuerzo en la confianza de nuestro modelo como agente transformador del mercado de bicicletas de segunda mano. Nos ayudará a impulsar nuestro nuevo modelo de negocio, basado en la adquisición, compra, reacondicionamiento y venta de bicicletas en toda Europa”. 

En la actualidad, casi la mitad de las ventas de Tuvalum proceden de fuera de España. Tuvalum está experimentando este año un crecimiento del 33% en ventas y prevé cerrar el año con un volumen de negocio cercano a los 10 millones de euros.

Otro de los hitos recientes ha sido el nombramiento de Joshua Novick como presidente de la compañía, lo que ha supuesto un hito muy importante. Novick ya formaba parte del accionariado de Tuvalum, donde entró como business angel.

Compromiso con la sostenibilidad 

Más allá de la compraventa de bicis, una de las señas de identidad de Tuvalum es su declarado compromiso con la sostenibilidad. 

“Es parte de nuestro ADN -destaca Alejandro Pons-. Digamos que la economía circular forma parte de nuestro modelo de negocio. Nosotros contribuimos a prolongar la vida útil de las bicicletas. Tengamos en cuenta que la fabricación de una bici, sea cual sea el material empleado, deja una huella importante en el planeta. De hecho, un cuadro de carbono no es reciclable, o supone un coste tan desmesurado de recursos que no compensa reciclarlo. Simplemente, acaba su vida en el vertedero”.

En 2021, Tuvalum se auditó para medir su impacto en huella de carbono y lo compensa con acciones de reforestación. Desde la tecnológica afirman que el siguiente paso no es ya medir y compensar, sino reducir. 

“Lo hacemos porque creemos que es algo que va a marcar a las empresas en la próxima década. Ya no es sólo qué vendes, sino el proceso que sigues para vender. Es algo de lo que el consumidor cada vez es más consciente”, añade el CEO de Tuvalum.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?