Ordenador.
photo_camera Ordenador.

Innovadores

Core Web Vitals: nuevos indicadores de Google para evaluar el impacto que produce en las personas

Cómo funciona en el posicionamiento de páginas web y cómo usarlos en la estrategia SEO

La revolución Google sigue imparable. Si los términos SEO ya son conocidos y dominados entre el público en general y entre los expertos en particular como elemento importante para posicionar páginas web y contenidos, ahora aparece una nueva tecnología: la denominada Core Web Vitals o cómo diseñar productos digitales que impacten a las personas. 

Se trata de tres nuevos medidores o tres nuevos de indicadores de evaluación que Google lanzó en 2020 y que se integraron en el algoritmo en 2021: miden el tiempo de carga, la interacción y la estabilidad de una página. Lo importante de estas guías es que es pueden valorar distintos aspectos de la experiencia personal del usuario. 

Estas tres variables participan de forma decisiva en el posicionamiento de las páginas web. Ahora, los desarrolladores y diseñadores de webs tienen en cuenta estas nuevas métricas a la hora de configurar la arquitectura de las páginas. 

Medir la experiencia del usuario 

Por lo tanto, el objetivo de las Core Web Vitals es medir la experiencia del usuario cuando interactúa con cualquier contenido en internet ya sea desde un dispositivo móvil, ordenador o Tablet. También se valora la seguridad en la navegación y facilidad de lectura. 

Desde la agencia Eskimoz lo explican: “La activación de tres nuevos indicadores de evaluación agrupados bajo el nombre de Core Web Vitals, ha confirmado un aspecto que, hasta ahora, obraba en la sombra: la velocidad de carga de las páginas y su función en la calidad de la experiencia del usuario”. 

SEO y UX 

Para los expertos en esta materia, a los motores de búsqueda (SEO) o acciones aplicadas en webs para conseguir las mejores posiciones en la lista de los buscadores, se unió hace tiempo otra “vara de medir” resultados: la UX o User Experience cuyas acciones se centran en la experiencia del usuario al interactuar con una marca, un servicio o producto. 

La unión de las técnicas SEO y UX ha dado lugar al SXO (“Search eXperience Optimization”), “un conjunto de elementos de optimización de la experiencia de búsqueda de los internautas, tanto para atraer tráfico a un portal web como para favorecer la conversión en virtud de una navegación fluida y agradable ofreciendo un acceso rápido a la información”, apunta Eskimoz. 

Esta agencia de posicionamiento SEO ha realizado un análisis de cada una de estas variables de Core Web Vitals para conocer un poco más su utilidad, respetando siempre las recomendaciones de Google. 

Tiempo de carga 

Con las Core Web Vitals, el algoritmo de Google tiene ahora en cuenta otra variable: el tiempo de carga. ¿Por qué es importante? Porque se está demostrando que los primeros segundos de carga de cualquier página influye en que el usuario abandone esa página o, por el contrario, se produzca una conversión, es decir, que permanezca en la web y lo que es más importante, adquirir ese producto o servicio. 

Por lo tanto, la recomendación de Google es conseguir un tiempo de carga, o “Largest Contentful Paint” (LCP) inferior a 2,5 segundos, aplicable a todas las visitas en la página.

¿Qué hay que hacer para conseguir este objetivo? Pues, por ejemplo, subir con un tamaño medio las imágenes y optimizar los vídeos, que normalmente son elementos muy pesados. Otras variables más técnicas que necesitan del conocimiento de un profesional son: dar prioridad a un framework, en lugar de una página HTML; mejorar la respuesta del servidor eligiendo un alojamiento propio o pasando por un CDN (Content Delivery Network) para acelerar la carga de elementos; intentar recurrir lo menos posible a los scripts y a las hojas CSS para evitar sobrecargar el navegador o emplear un caché web para reducir el tiempo de acceso

Interactividad 

El segundo indicador de las Core Web Vitals es la interactividad, o “First Input Delay” (FID), indicador que mide el tiempo que pasa entre la primera interacción del usuario y la respuesta de la página ante esta interacción. Algunos ejemplos: hacer clic en un enlace o botón del menú, completar una casilla de un formulario, intentar conectarse a una cuenta cliente, etc.

Para mejorar la interactividad, Eskimoz da una serie de recomendaciones como, por ejemplo, repartir de manera más eficaz (o incluso eliminar) las tareas más lentas, -como pueden ser un JavaScript- o configurar un sistema caché para potenciar la velocidad de carga.

Estabilidad visual 

Finalmente, el último elemento de las Core Web Vitals es la estabilidad visual o “Cumulative Layout Shift” (CLS), medidor que evalúa la estabilidad de los elementos que componen una página según se va cargando, especialmente los elementos de interacción, como botones o casillas de formulario. 

Una de las reglas para conseguir este objetivo es optimizar los elementos de la página aplicando las dimensiones adecuadas o configurar cuidadosamente el tamaño y la disposición de los espacios publicitarios dinámicos. 

Parece increíble como la inteligencia artificial está influyendo en la toma de nuestras decisiones, pero el caso es que es una realidad. Será el usuario el que tendrá que discernir y tener un criterio claro a la hora de tomar decisiones sobre cualquier producto o servicio, de tal manera que su decisión individual sea más personal y esté por encima de algoritmos y de técnicas de posicionamientos webs. 

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable