Centro histórico de Tallín, Estonia.
photo_camera Centro histórico de Tallín, Estonia.

Innovadores

¿Qué es una residencia digital?

Un trámite que puede reportar grandes ventajas a emprendedores y empresarios

Una residencia digital (también conocida como e-Residency) es un nuevo concepto acuñado recientemente por las autoridades estonias que se refiere a una figura legal por la cual los no-estonios pueden acceder a los trámites con la administración de ese país como si fueran residentes en el mismo. Se trata de una iniciativa que surge para aligerar los trámites burocráticos tanto de ciudadanos como de empresas y que tiene como objetivo principal la atracción de talento y la formación de nuevas empresas en un país que cuenta con menos de un millón de habitantes entre sus fronteras (es uno de los países menos habitados de Europa).

A través del impulso de miles de e-residentes y empresas —hoy en día el programa ha atraído a más de 30.000 personas de alrededor del globo, incluyendo más de 300 españoles (aunque se pretende llegar a la cifra de los 10 millones en los próximos 4 años)—, el gobierno de Estonia busca convertir al país en un auténtico líder mundial en lo que a digitalización y prestación de servicios digitales se refiere. Se trata, como podemos ver, de una iniciativa que puede marcar tendencia y que se presenta como una alternativa muy apropiada para una sociedad como la actual en la que la transformación digital y la internacionalización están a la orden del día. Estamos hablando de una nueva forma de residencia que se inserta perfectamente en un entorno digital y una globalización que, a día de hoy, son fenómenos generalizados.

Lo primero que hay que aclarar una vez explicada la figura de residente digital es que no se trata (de momento) de ningún tipo de ciudadanía. Es decir, no tiene validez como visado, pasaporte o permiso de residencia normal. Lo que sí permite este estatus, —acreditado por medio de un documento de identificación con certificado electrónico— es acceder a todos los trámites con la administración estonia, e incluye la posibilidad de crear y gestionar una empresa online, administrar cuentas bancarias, realizar firmas de certificados, pagar impuestos, etc. Este tipo de acciones a veces podrá necesitar de una VPN, como ExpressVPN, que permita conectarse desde una dirección en Estonia. Sea como fuere, se trata de un sistema que lleva ya varios años en uso; se puso en marcha el 1 de diciembre de 2014, pero está dando mucho que hablar y, seguro, traerá cola.

Si somos emprendedores o tenemos una empresa, hay que subrayar que se trata de un trámite que puede reportar grandes ventajas, especialmente si somos de los que tenemos alergia a la burocracia y a sus procesos. El proceso para adquirir esta e-residencia es sencillo, rápido y barato. Rellenando un formulario, realizando una carta de motivación y abonando la cantidad de 100€ estaremos a las puertas de acceder a esta posibilidad, ya que solo el 1% de las solicitudes son rechazadas. Invirtiendo una media hora de nuestro tiempo estaremos allanando el camino para crear una empresa digital en Estonia, algo que aligerará sobremanera los trámites burocráticos y nos brindará condiciones ventajosas para establecer una sede europea para nuestro negocio que nos permita operar a nivel global. Además, estaremos reduciendo costes en materia de impuestos y mejorando la adaptabilidad de nuestra empresa por medio de la digitalización. Todo ello, por supuesto, es completamente legal, y puede suponer un auténtico balón de oxígeno sobre todo para empresarios de mercados emergentes sin facilidad de acceso a proveedores de pagos online, así como a empresas sujetas a la legislación de países que establecen limitaciones financieras o cargas impositivas desorbitadas.

Como vemos, una opción con mucho futuro que, si bien ha surgido en Estonia, tiene el potencial de extenderse a otros territorios y convertirse en un vehículo apropiado para superar las problemáticas de ciertos criterios tradicionales en las relaciones de derecho internacional que se desarrollan en el nuevo entorno digital.

 

Almeida recalca la “necesidad” de recordar el Holocausto para que “no vuelva a suceder”

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?