Guillermo Martínez, (Fuente Telefónica)
photo_camera Guillermo Martínez, (Fuente Telefónica)

Innovadores

Un único toque en la misión de Telefónica: hacer nuestro mundo más humano, conectando la vida de las personas

Guillermo Martínez, creador de Ayúdame 3D, cuenta su historia en “Mejor Conectados” de Telefónica

Desde que tenía cinco años, Guillermo Martínez quería ser inventor. Y desde muy joven comenzó a inventar y a innovar. “Hasta que me di cuenta de que tenía que inventar para ayudar a los demás. Y así nace Ayúdame 3D”, relata Guillermo en “Mejor Conectados” la iniciativa de Telefónica para crear un mundo más humano.

Con esta inquietud salió de la Universidad y comenzó a viajar. Su viaje a Kenia fue decisivo. “Me encontré con un orfanato, con personas necesitadas y mutiladas. Decidí entonces que quería llevar a los demás mi conocimiento, que en ese momento era el mundo de la impresión 3D”. De esta manera diseñó unos brazos 3D para gente que lo necesitaba.

 

 

 

Su primer brazo 3D para gente sin codo fue todo un éxito. Un brazo que, sin electrónica, permite a una persona agarrar objetos. “Funcionó tan bien que pensé: no me puedo quedar solo en Kenia. Tengo que llevarlo a cualquier punto del mundo”, cuenta Guillermo en la plataforma “Mejor Conectados”.

No tener miedo a pedir ayuda

Después de ese primer brazo, le llovieron las solicitudes. No daba abasto. Entonces decidió pedir ayuda en su entorno. Muchas personas con impresoras 3D comenzaron a enterarse de este proyecto y se ofrecieron a ayudar. “Ahora, tenemos cientos de voluntarios que, desde sus casas, fabrican las prótesis para enviarlas a cualquier persona del mundo con necesidades”, explica Guillermo.

Porque para este joven innovador, si no se pide ayuda “te estancas. Tenemos que ser conscientes de que el conocimiento individual llega hasta cierto punto. Es muy importante pedir ayuda a tu entorno, a gente que cree en tu proyecto, que te quiere ayudar y que tiene tus mismos valores”.

Un ecosistema de muchas personas

Así, lo que empezó con cinco prótesis, terminó siendo un proyecto:  Ayúdame3D un ecosistema de muchas personas y entidades en donde cada una tiene una función.

Gracias al empleo de la tecnología de una manera solidaria, hoy puede ofrecer estos dispositivos, fabricados de forma colaborativa a través de comunidades makers de propietarios de impresoras 3D, a cualquier persona del mundo. Cientos de expertos en impresión 3D que desde sus casas fabrican y entregan cualquier prótesis allá donde se necesite.

Guillermo se enorgullece de su proyecto, pero está más orgullo de todas las personas que colaboran con él.

“Tiene mérito descubrir algo. Pero si te ayudas de gente, va a ser mucho más gratificante. No es solo hacer brazos para una persona que lo necesita, sino que permite a otras personas que puedan implicarse en ese proyecto. Además, generamos puestos de trabajo donde la gente puede desarrollar su pasión, innovar y crear nuevos diseños para gente que lo necesita”.

La empatía como base del progreso

Su proyecto no ha podido salir adelante sin un clave esencial. Para él, la empatía es la base de la tecnología y “debería ser la base de todo en general. Así, no solo se piensa en el objetivo del beneficio, sino que se trabaja por un objetivo resolutivo a problemas existentes. Si tenemos esa empatía, solucionaremos problemas increíbles. Por lo tanto, tenemos esa responsabilidad. Si sabemos de algo, debemos compartirlo”, expresa este joven inventor.

Gracias a la red que conforma Ayúdame 3D, el proyecto ha conseguido hitos en la construcción de prótesis. Y no solo eso. Ha mejorado la calidad de vida de muchísimas personas que, impedidas y sin brazos, ahora pueden coger objetos, niños que acceden a la escuela con más seguridad, y personas que pueden trabajar. Y este logro, en todos los rincones del mundo. 

Guillermo Martínez, (Fuente Telefónica)
Guillermo Martínez, (Fuente Telefónica)

La tecnología al servicio de las personas

En la actualidad, Ayúdame3D es un proyecto tecnológico al servicio de las personas. Se ha convertido en una entidad de referencia mundial en investigación, desarrollo y distribución de dispositivos de ayuda fabricados mediante impresión 3D. Un proyecto con el que se llega a más de 150 personas cada año y que está presente en más de 50 países.

El colectivo impulsado por Guillermo Martínez también fomenta el valor social de la tecnología a través de programas de concienciación con el fin de ayudar a colectivos vulnerables de los cinco continentes.

Formado por voluntarios, que tienen como eje principal compartir conocimiento, el proyecto también coopera con entidades de manera global y lleva sus valores y misión a colectivos en centros educativos y sociales.

Así, se muestra a los más pequeños el gran impacto que tienen la impresión 3D y las nuevas tecnologías en la vida de personas que pensaban que su problema no tenía solución.

Impresión 3D y medio ambiente

¿Con qué materiales realiza Ayúdame 3D sus prótesis de brazos? La impresión 3D de este proyecto usa PLA, un plástico proveniente de recursos vegetales como el almidón de maíz. Esto permite que sea un material plástico ecológico, renovable y biodegradable bajo ciertas condiciones de temperatura y humedad.

Otra alternativa para la impresión en 3D es el plástico reciclado. El cuidado del medio ambiente y este tipo de tecnología han ido de la mano prácticamente desde el inicio de esta tecnología. Así se promueve la economía circular al reutilizar ciertos materiales para acabar con los desechos plásticos y darles una segunda vida.

En Ayúdame3D también están concienciados con la aplicación y cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) promovidos por Naciones Unidas. 17 retos globales cuyo fin es erradicar la pobreza, proteger nuestro planeta y garantizar que todas las personas del mundo sin distinción gocen de paz y prosperidad.

Guillermo Martínez, (Fuente Telefónica)
Guillermo Martínez, (Fuente Telefónica)

Aprender es una actitud

Para Guillermo, todo el mundo puede cumplir su sueño a cualquier edad. “No hay edad para aprender. Lo importante es que te des cuenta de lo que quieres, descubrir cuál es tu pasión en la vida y ser consciente de la importancia de ayudar, compartir y conectar”.

En su “ecosistema”, como él define su proyecto, todo el equipo intenta fomentar ese “pedir ayuda” con la idea de que ayudar es demasiado fácil como para no hacerlo. “Si estamos conectados es casi imposible no conseguir algo, sobre todo cuando nos damos cuenta de lo que no sabemos y nos damos cuenta de lo que saben los demás y como, sumando fuerzas, podemos crear cosas gigantes”.

Porque cuando conectamos, somos capaces de hacer cosas increíbles, como lidera la campaña de Telefónica “Mejor Conectados”.

 

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?