Accidente de moto
photo_cameraAccidente de moto

Jurídico

Crece la necesidad de abogados y médicos especializados en las reclamaciones por accidentes de tráfico

Los afectados tienen muchos más derechos de los que ellos creen y las indemnizaciones son mucho más cuantiosas de lo que las compañías de seguros les ofrece.

Cuando una persona tiene un accidente de tráfico, su vida puede cambiar para un largo tiempo o para siempre.

Al golpe físico recibido, que puede traducirse en lesiones leves, graves, invalidez o incluso el propio fallecimiento, se producen otros colaterales que hacen que para el damnificado y/o para sus familiares, comience un calvario en muchos casos difícil de manejar, donde las indemnizaciones económicas son la compensación natural y las que más valoran los accidentados.

Es en esos momentos cuando uno espera que esa compañía de seguros a la que ha ido pagando durante años le sirva como asidero moral y económico que le permita aliviar una situación traumática y repentina. Sin embargo, la situación es bien diferente.

Cada año se producen alrededor de 3 millones de partes de accidentes de tráfico en España, miles más, miles menos… Esa cifra es la habitual de la última década.

De ellos 2,5 millones aproximadamente provocan partes con daños materiales y 500.000, partes con daños personales o lesiones. De ellos, unos 10.000 son heridos que requieren hospitalización y sólo alrededor de 2.000 son las víctimas mortales.

Indemnizaciones de tráfico: cifras

Las indemnizaciones por accidentes de tráfico en cada caso son muy diferentes, por ejemplo, unos descendientes pueden recibir indemnizaciones de hasta 90.000 euros en caso de fallecimiento, un accidentado, dependiendo de su edad, puede recibir cantidades incluso de más de 300.000 euros si padece secuelas físicas muy graves o una mujer embarazada puede recibir hasta 30.000€ en el caso de que pierda al futuro bebé.

Pero, ¿cómo podemos conseguir esas indemnizaciones?, ¿las compañías de seguros responden con los asegurados como estos esperan? ¿nos compensa utilizar un abogado particular para ello?

En muchos casos, las dificultades en la tramitación de los casos y, sobre todo, la necesidad de un informe médico pericial para la valoración de las lesiones, deja en situación de desigualdad a las víctimas, las cuales se ven conducidas con las compañías de seguros hacia una situación en la que muchos de los casos no consiguen las compensaciones a las que tienen derecho.

“Los asegurados se ponen en manos de las compañías pensando que respetarán las condiciones del seguro y salvaguardarán sus intereses, pero los intereses de las compañías son los suyos e intentarán que la indemnización sea la menor posible”, asegura Alaia Asensio, directora de Confía Accidentes. “Es ahí cuando interviene de manera decisiva la labor de un abogado independiente o una empresa especializada que conoce todos los procesos judiciales y administrativos y que podrá conseguir la máxima indemnización por ese accidente de tráfico.”.

Nueva ley, menos procesos

La Ley Orgánica 1/2015, de 30 de marzo, que empezó a aplicarse el 1 de julio de 2015, marcó un punto de inflexión determinante en dichos procesos. Dicha Ley despenalizó la gran mayoría de  los accidentes de tráfico, lo que obligaba a los accidentados de tráfico a tramitar su caso por la vía civil.

¿Cuál fue la primera consecuencia de este cambio? Los gastos y los trámites se encarecían y se complicaban, por lo que muchas víctimas empezaron a desistir de realizar reclamaciones judiciales, hasta el punto que el número de casos se redujo a prácticamente la mitad. Principalmente porque se encarecieron mucho.

La sociedad reacciona:  surgen los despachos y entidades especializadas

image003

¿De qué modo? Por un lado, han surgido empresas especializadas, gabinetes jurídicos con experiencia, que responden a esta necesidad con eficacia y solvencia. Algunos, incluso, cuentan con un equipo multidisciplinar de abogados y médicos, como Confía Accidentes, fundamental para ganar el caso y para conseguir una buena indemnización, “El médico será el encargado de velar por un buen tratamiento y por conseguir que el informe pericial sea objetivo y beneficie los intereses del accidentado”, señala Alaia Asensio.

Esta empresa, por ejemplo, utiliza la fórmula del éxito. Es decir, el usuario o cliente no tiene que hacer desembolso inicial alguno, el gabinete corre con esos gastos iniciales y posteriormente cobra un porcentaje de la indemnización conseguida, algo que facilita mucho la situación crítica que vive el accidentado.

Por último, además, han surgido entidades sociales, sin ánimo de lucro, que son capaces de atender a aquellas personas que no tienen tantos recursos y que pueden recomendar el mejor despacho y el más adecuado a los intereses de cada caso. En ese sentido, la desprotección es mucho menor que hace unos años.

Más información:

 www.confia-accidentes.com

+34 91 133 19 82

Siguiente
Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo