Juicio.
photo_camera Juicio.

Jurídico

Divorcios: ¿qué hacer cuando no hay otra solución?

Lo primero que se debe hacer es buscar la asesoría legal de un buen bufete de abogados, que ayude a encontrar la forma más sana de formalizar la separación y hacer que cada parte obtenga lo que por ley le corresponda

Cuando dos personas se casan, lo hacen con la intención de durar toda la vida, pero lamentablemente, no siempre es así y terminan divorciándose, con todas las tristes consecuencias que esto puede acarrear. Ante esta situación se debe tener aplomo y afrontarla como debe ser, siempre resolviendo lo esencial, entre lo que destaca los asuntos legales.

El matrimonio es un fuerte vínculo que se forma entre dos personas que decidieron unir sus vidas “hasta que la muerte los separe”, aunque no siempre sea así. Desafortunadamente, pueden surgir situaciones que pueden hacer que esa unión se pueda romper, hasta el punto de tener que llegar al divorcio.

Cuando no hay más remedio y la pareja tiene que romper el lazo matrimonial, necesariamente los excónyuges deben resolver diversos asuntos que tenían en común, pero que ahora deben separar, para lo cual es necesaria la intervención de los abogados de divorcios, que son los especialistas para solucionar este tipo de conflictos legales.

Al divorciarse la pareja, se deben cumplir una serie de compromisos, que ambas partes deben honrar. Básicamente, son deberes que cada uno asume con la separación, principalmente cuando hay hijos pequeños de por medio, y tienen que definirse muy claramente con la debida asistencia legal.

¿Qué hacer cuando llega el divorcio?

Cuando no hay más soluciones y se agotan las vías conciliatorias, no queda más remedio que el divorcio. Nadie lo quiere vivir, pero es una realidad que está ahí, en nuestra sociedad. De hecho, según las estadísticas, un poco más de la mitad de las parejas que se casan, al cabo de un tiempo, terminan divorciándose.

Entonces, si llega el momento, hay que tener aplomo y actuar de forma muy sensata, para encontrar soluciones satisfactorias que hagan menos traumática la separación y lleven a feliz término a ambas partes.

Lo primero que se debe hacer es buscar la asesoría legal de un buen bufete de abogados, que ayude a encontrar la forma más sana de formalizar la separación y hacer que cada parte obtenga lo que por ley le corresponda. En esto son especialistas en el despacho jurídico ABOGA2, firma que se dedica a atender especialmente casos de divorcio.

Este bufete jurídico tiene un experto equipo de abogados que se han ganado una excelente reputación en el área del Derecho de familia, principalmente en lo que se refiere a separaciones y divorcios, debido a las exitosas resoluciones que logran en los casos que abordan.

Si tienes que afrontar una situación de divorcio, lo más recomendable es que consultes con ellos a través de su página web y pidas la asesoría necesaria. Seguro que te orientarán en lo que necesites y podrás acordar con ellos la correspondiente asistencia para desarrollar los respectivos procesos legales.

Todo divorcio tiene dos vías

Cuando se llega a la decisión irrevocable de divorciarse, se presentan dos formas legales de hacerlo, aunque en ambas es necesaria la participación de un buen abogado para lograr los mejores resultados.

 

Divorcio exprés: este tipo de divorcio es el más recomendable, por cuanto implica el consentimiento y acuerdo de las partes involucradas, es decir, se realiza de manera consensuada por los excónyuges, quienes determinan las condiciones que determinan la ruptura definitiva del lazo matrimonial.

En estos casos, ambas partes acuerdan con el abogado la redacción de un documento regulatorio en el que se establecen puntos clave, como pueden ser la repartición de bienes, la custodia compartida y manutención de los hijos menores, si los hubiera, y demás aspectos relacionados con el divorcio. Este se presenta ante el notario público o ante el juez en un tribunal, y de forma casi inmediata, queda formalizado el divorcio.

Divorcio contencioso: este es mucho más complicado, porque se desarrolla en los juzgados, ante la negativa de uno o de ambos excónyuges por arreglar el asunto de manera consensuada. 

En estos casos, cada parte tiene su propio abogado, que defiende sus derechos con el propósito de obtener lo que por ley les pueda tocar, siempre en favor de la mejor solución para ambos y para los hijos, cuando los haya.

Primeras imágenes del rey emérito Juan Carlos I al llegar a España

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes