Durán & Durán Abogados
photo_cameraDurán & Durán Abogados

Jurídico

Acabamos de ser padres, ¿pueden despedirnos si solicitamos conciliación?

Una empresa no puede despedir o perjudicar a un trabajador por reducción de jornada, baja maternal o cualquier otra medida de conciliación familiar ya que vulnera diversos derechos fundamentales.

La redistribución de las cargas familiares entre hombres y mujeres como consecuencia de la incorporación de la mujer en mercado laboral ha requerido la adopción de una serie de medidas para garantizar la conciliación de la vida laboral y familiar de los trabajadores con sus responsabilidades familiares.

La ley ofrece una serie de medidas al alcance de los padres para facilitar la conciliación como son las bajas por maternidad o paternidad, reducciones de jornada, cambios de horario o excedencias por cuidado de hijos, entre otras.

Desgraciadamente, en algunas ocasiones, el disfrute de estos permisos acarrea como consecuencia la toma de represalias contra el trabajador, lo que puede culminar en despido.

Despido por embarazo o reducción de jornada

Los despidos por embarazo o reducción de jornada, tanto en el supuesto de mujeres como hombres, son dos de las principales manifestaciones de la dificultad de conciliar la vida privada con la profesional como bien confirma Karen Santarrufina, Abogada Laboralista de Durán & Durán Abogados.

Muchas veces nos surgen dudas como, ¿pueden despedirme si solicito una reducción de jornada? ¿Puede tener consecuencias laborales el hecho de quedarme embarazada?

En las siguientes líneas intentaremos esclarecer las principales dudas de quién se encuentra en cualquiera de estas situaciones.

¿Pueden despedirte si has solicitado una reducción de jornada? La respuesta es no. El despido que se produzca como consecuencia de la petición o disfrute de una reducción de jornada será declarado nulo según lo dispuesto en el artículo 108.2,b) Ley Reguladora de la Jurisdicción Social.

¿Pueden despedirte si te has quedado embarazada o estás disfrutando de una baja de maternidad o paternidad? La respuesta vuelve a ser no, por lo que, de igual modo, el despido será declarado nulo.

Los derechos de conciliación laboral tienen una clara dimensión constitucional. En este sentido, el Tribunal Constitucional ha declarado que la negativa injustificada a aceptar una reducción de jornada solicitada por una madre para cuidar de su hijo menor puede suponer discriminación por razón de sexo. De igual modo, la negativa injustificada al cambio de horario solicitado por un hombre para cuidar de sus hijos puede suponer una discriminación por razón de circunstancias personales.

¿Qué hacer si me despiden?

Ante un despido por las mencionadas causas, el trabajador afectado deberá interponer demanda frente a su empleador reclamando la nulidad del mismo. El plazo para accionar frente al despido es de veinte días hábiles desde su comunicación.

Desde Durán & Durán Abogados, especialistas en Derecho Laboral, indican que en el proceso de despido se invocaría la existencia de vulneración de derechos fundamentales. Ello supone que el empresario soportará la carga de probar que el despido no es consecuencia de una conducta discriminatoria ni lesiva de derechos fundamentales.

Así mismo, respecto al despido por embarazo, Santarrufina, afirma que existen algunos pronunciamientos en el escenario en el que el empleador desconocía la situación del embarazo, estimándose el despido como improcedente.

Así pues, el despido únicamente será declarado procedente o, en su caso, improcedente, si los motivos no están relacionados con el embarazo o con el ejercicio de derechos de conciliación de la vida laboral y familiar.

¿Qué supone la declaración de que un despido es nulo?

Si tras interponer la demanda y producirse el juicio, la sentencia declara la nulidad del despido, éste conlleva la reincorporación al puesto de trabajo y el abono de salarios dejados de percibir desde la fecha del despido hasta la notificación de la sentencia.   

Si en otro supuesto, se declarase la improcedencia del despido, éste supondrá que el trabajador o trabajadora afectado tendrá derecho a cobrar la indemnización por despido improcedente.     

También puede ocurrir que no se despida al trabajador, pero se le niegue injustificadamente la solicitud de conciliación, por lo que habría que realizar una reclamación contra la denegación del empresario. En cualquier caso, es siempre recomendable asesorarse con un abogado laboralista que nos pueda recomendar las diferentes opciones para defender nuestros derechos como trabajadores.