Blanqueo de capitales.
photo_camera Blanqueo de capitales.

Jurídico

Medidas que propone la ONU contra la ingeniería fiscal

La ONU considera que sistema financiero global es arcaico e injusto

Los proyectos de “ingeniería fiscal” normalmente son ideados por abogados o asesores fiscales, a petición de clientes que desean evitar el pago de impuestos debidos. Los ciudadanos a menudo caen en la creencia errónea de considerar que, si están guiados por un profesional fiscalista en alguna operación de este tipo, no tendrían ya ningún tipo de responsabilidad penal en una eventual investigación por blanqueo. Sin embargo, se encontrarán con la desagradable sorpresa, de que la investigación penal podrá abarcar tanto al asesor como al cliente, aunque alegue un total desconocimiento de la materia fiscal o una confianza plena en su asesor, puesto que el blanqueo es punible también por imprudencia. Así lo ha explicado el abogado penalista experto en blanqueo de capitales Luis Chabaneix en este artículo donde se analiza la proposición de la onu para financiar acciones críticas con dinero proveniente del lavado de dinero

La ingeniería fiscal es una cuidadosa estrategia que persigue la evasión, elusión o minimización del pago de los impuestos: tanto personas físicas como particulares (siempre contando con los recursos y el asesoramiento adecuados) hacen uso en todo el mundo de estas planificaciones para ahorrarse ingentes sumas de dinero.

La ONU toma partido frente a la ingeniería fiscal

Estamos hablando de cifras realmente altas: según cálculos de la ONU, se estima que el monto total de operaciones de blanqueo de dinero asciende al 2,7% del producto interior bruto mundial.

Asimismo, también se calcula que los gobiernos de todo el mundo dejan de ingresar cada año cantidades cercanas a los 600.000 millones de dólares, a causa de las operaciones que entidades y corporaciones realizan en países con leyes fiscales más laxas u opacas.

Estas cifras han sido vertidas por un grupo de expertos de Naciones Unidas en un informe publicado a finales de febrero de 2021, en el que se destaca el papel nocivo del blanqueo de capitales en la economía mundial.

En un marco que busca dar cumplimiento a los objetivos por el desarrollo sostenible, la propuesta de Naciones Unidas para luchar contra la ingeniería fiscal comprende la creación de un Pacto Mundial de Integridad Financiera, que comprometería a todas las naciones del mundo a trabajar codo con codo para reescribir las "obsoletas normas de las finanzas globales".

¿Y en España, cómo se lucha contra la ingeniería fiscal?

En España, contamos con el SEPBLAC (Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias), un organismo dedicado a prevenir los delitos fiscales, que actúa con autonomía e independencia desde 1993; además, no son pocos los abogados expertos en blanqueo de capitales que suman sus fuerzas y sus conocimientos para perseguir estos actos delictivos.

¿Por qué existe la ingeniería fiscal?

Siguiendo con las conclusiones del informe de Naciones Unidas, el blanqueo de dinero se achaca, fundamentalmente, a dos factores: por un lado, el ya mencionado sistema financiero global, considerado arcaico e injusto por la ONU y, por otro lado, los vacíos legales que permiten a los defraudadores sortear la ley y no incurrir en actividades ilícitas.

Históricamente, las leyes no han estado preparadas para regular el aluvión de casos de blanqueo de dinero que sobrevendería hasta nuestros días, haciendo patente que los vacíos legales son el hueco por el que se "cuelan" las actividades de blanqueo y fraude.

Todo comenzó con la inclusión en el Código Penal del delito por blanqueo de capitales procedente de la droga, mediante la Ley Orgánica 8/1992, de 23 de diciembre: en ella, se alude claramente a penar las actuaciones dolosas (a sabiendas) o negligentes (si el dolo no pudiera ser probado).

Sin embargo, la reforma del CP de 1995 amplió los supuestos en los que podría darse el blanqueo de capitales (cualquier delito grave más allá del narcotráfico), y se culminó con la reforma de 2003, en la que se tipifica que el blanqueo procede de cualquier actividad ilegal, amén de su gravedad.

¿Qué dice la jurisprudencia del Tribunal Supremo sobre la ingeniería fiscal?

Durante 2020, el Tribunal Supremo ha tratado de poner coto a la expansión de los delitos de ingeniería fiscal basándose en las siguientes premisas:

●        Esencia de tipo. Para cometer un delito de blanqueo, no basta con la mera adquisición o disfrute de las ganancias procedentes de actividades ilícitas, sino acreditar un comportamiento doloso tanto en la obtención como en su posterior rentabilización a través de canales financieros seguros (Sentencia 335/10, de 19 de junio).

●        Modalidad imprudente. Se establece que la imprudencia recae sobre el mero conocimiento de la naturaleza delictiva de los bienes, y no sobre la forma en la que se ejecuta la conducta delictiva (Sentencia 568/2020, de 23 de septiembre).

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable