Ley de segunda oportunidad.
photo_camera Ley de segunda oportunidad.

Jurídico

Pasos a seguir para aplicar a la Ley de Segunda Oportunidad según recomienda Defensa del Deudor

Esta ley se ha convertido en una gran herramienta legal a la que pueden acogerse aquellas personas que necesitan salir de una situación económica imposible de resolver

Durante muchos años se demandó que España contara con una ley que permitiera que las personas físicas pudieran acogerse a los mismos beneficios con los que contaban las empresas cuando sus deudas fueran impagables. En el año 2015, se aprobó la Ley de Segunda Oportunidad, con la que los particulares podían solicitar la exoneración o la condonación de esas deudas.

Esta ley se ha convertido en una gran herramienta legal a la que pueden acogerse aquellas personas que necesitan salir de una situación económica imposible de resolver y, así, poder retomar sus proyectos.

Sin embargo, aprovechar sus ventajas puede resultar complicado para los no expertos en leyes. Defensa del Deudor, entre otros servicios, guía al interesado durante todo el proceso y lo asesora para poder anular sus deudas. Gracias a sus especialistas, ha ayudado a numerosas personas a poder empezar de cero después de una mala racha.

Quién puede beneficiarse da la ley

Aún existe bastante desconocimiento sobre esta normativa, lo que impide que muchos sepan que pueden beneficiarse de ella. Por ese motivo, es importante contar con profesionales como Defensa del Deudor para gestionar el proceso.

Como ejemplo, la Ley Segunda Oportunidad en Madrid está destinada a particulares, autónomos, personas físicas o familias con deudas que no pueden afrontar. Antes de su aprobación, estas personas estaban obligadas a saldar su deuda con su patrimonio actual y futuro, lo que suponía años sin poder recuperarse.

Con la nueva Ley, todos esos colectivos se igualaban en oportunidades con las grades empresas que deben afrontar un concurso de acreedores. Se trata, en definitiva, de ofrecer a los particulares una salida airosa y que no comprometa su futuro.

Para poder acogerse a la Ley, el deudor debe ser considerado de buena fe. Esto implica que su insolvencia se ha debido a factores ajenos y que, a pesar de su intención por saldar su deuda, es incapaz de hacerlo.

Requisitos

Aunque no son demasiados, existen una serie de requisitos para poder acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad. Según explican en Defensa del Deudor, estos son los siguientes:

Intención de acuerdo extrajudicial: el deudor tiene que demostrar que ha intentado alcanzar un acuerdo de pago extrajudicial. Asesorado por abogados deudores, su propuesta debe incluir un calendario de pagos o una liquidación de bienes.

Ausencia de bienes: otro de los requisitos es la falta de bienes para afrontar las deudas.

Buena Fe: el deudor debe haber obrado de buena fe, algo que debe determinar el juez correspondiente basándose en unos puntos previos. Entre ellos, que no haya existido una condena previa por delitos socioeconómicos, la Hacienda Pública y/o la Seguridad Sociales, entre otros supuestos.

Fases del proceso

Con la asistencia de especialistas en la materia, el proceso de solicitar la aplicación de esta ley no es demasiado complicado. Para asegurarse de que se cumplen los requisitos es conveniente consultar con anterioridad. Defensa del Deudor, por ejemplo, ofrece un informe previo sobre la posibilidad de acogerse a esa Ley antes de iniciar cualquier tipo de trámite.

Las fases por las que pasa, por ejemplo, una persona que quiera beneficiarse de la Ley Segunda Oportunidad en Barcelona son las siguientes:

Primer paso:  presentar la solicitud ante Notario o, en el caso de que la deuda provenga de una actividad empresarial, ante el Registro Mercantil o la Cámara de Comercio. Tras esto, se asigna al caso un Mediador Concursal para que tramite el acuerdo extrajudicial con los acreedores.

Segundo paso: si, como suele ocurrir, no se llega a un acuerdo extrajudicial, el siguiente paso es la tramitación del concurso de persona física. Es entonces cuando se presenta la solicitud ante el Juzgado para que se aplique la Ley de Segunda Oportunidad al deudor. Con la aceptación del juez, todos los embargos, intereses de la deuda y procedimientos judiciales se detienen.

Tercer paso: finalizado el proceso anterior, los abogados de Defensa del Deudor solicitan que se cancele la deuda.

Siempre que se cumplan los requisitos detallados anteriormente, el Juez suele conceder la exoneración de las deudas y la persona afectada obtiene la oportunidad de empezar de cero.

Asesoramiento legal para acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad

Esta norma legal tiene como función principal ofrecer a las personas físicas una segunda oportunidad, tal y como indica su nombre. Se trata de quedar libres de las deudas contraídas siempre y cuando se cumplan los requisitos necesarios.

A pesar de que se trata todavía de una Ley poco conocida, ya ha beneficiado a miles de familias y autónomos, que han podido comenzar una nueva vida libre de cargas económicas.

Al ser un proceso legal, es imprescindible que participe un abogado y un procurador. La experiencia de firmas como Defensa del Deudor es una garantía de que el proceso llegue a buen puerto. Desde el primer momento, explican con claridad todos los requisitos, analizan el caso en profundidad y se encargan de la presentación de la solicitud.

El vídeo del día

El PIB sube un 2,8% en el segundo trimestre
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?