La guindilla

A Artur Mas, que concede todo lo que la CUP pedía para lograr la reelección

Artur Mas, de nuevo al frente de la Generalitat. Un plan social de choque valorado en 270 millones y sin una financiación clara. Y freno a determinadas privatizaciones y a proyectos controvertidos como el macrocasino Barcelona World. Estas son las bases de la última oferta que Convergència y Esquerra Republicana han remitido a la CUP con el ánimo de que su asamblea las valide este domingo y acepte investir a Mas. La última proposición no difiere mucho de las otras, pero ahora coge a la CUP con una seria división sobre el papel que debe jugar el president.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?