La guindilla

A David Navarro, defensa del Valencia, por su actuación del domingo ante el Athletic

Fernando Llorente y Javi Martínez, no son los primeros en probar el arsenal de malas artes del defensa valencianista. Pero lo que verdaderamente ha escocido es que David Navarro sume cierta cobardía a la hora de afrontar sus actos. Tras el codazo a Fernando Llorente, quien acabó con tres grapas en la cabeza, el defensor valenciano fue retirado en camilla como si hubiera sido la víctima del lance, no su perpetrador. Es cierto que no ha matado a nadie físicamente, pero su violencia y cobardía lapidan el espíritu competitivo del deporte. Por ser el jugador más amonestado del Valencia en Liga, la guindilla es para David Navarro, que no ha aprendido de la sanción que le impuso la UEFA en 2007 por fracturarle la nariz a Burdisso.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes