La guindilla

A ese mínimo sector del público del Estadio de la Romareda que profirió gritos xenófobos contra Samuel Eto’o

Bien instalados ya en el siglo XXI resulta muy grave que aún queden personas que hagan del color de la piel un motivo de insulto y escarnio.

Bien instalados ya en el siglo XXI resulta muy grave que aún queden personas que hagan del color de la piel un motivo de insulto y escarnio. Duele tener que recordarlo. El pasado sábado algunos aficionados del Real Zaragoza aprovecharon el partido que su equipo disputaba contra el Barça para, desde la cobardía de la multitud, insultar con consignas xenófobas a Samuel Eto’o, uno de los mejores jugadores del Mundo en la actualidad. Uno puede ser “tifoso” de su equipo hasta perder el sentido, pero aprovechar la rivalidad en una competición deportiva para dar rienda suelta a lo peor del ser humano no parece muy loable. ¿Nos parecía deplorable aquel circo romano donde la ciudadanía disfrutaba del ‘espectáculo’ de seres humanos devorados por leones o descuartizados en salvajes combates cuerpo a cuerpo? Pues sigamos así y volveremos a demostrar lo verdadero del aserto: el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra. Guindilla a una conducta denigrante.

 

Zelenski pide a la ONU definir "Estado terrorista" tras el ataque ruso en Kremenchuk

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes