La guindilla

A la Federación Española de Balonmano, por no organizar una fiesta-homenaje para los campeones del mundo

El pasado domingo, la selección española de balonmano pasó a la Historia al proclamarse por segunda vez campeona del mundo después de vencer, en un partido brillante, a Dinamarca por 35 a 19. A pesar de la actuación de los jugadores, y del seguimiento de los espectadores a todo el campeonato y a la propia final (con más de 5 millones de espectadores animando a los 'Hispanos' a través de la televisión), la Federación Española no consideró necesario organizar una fiesta-homenaje a los campeones, como la que sí tuvieron los jugadores de fútbol o baloncesto cuando se convirtieron en campeones del mundo o de Europa. Guindilla a la Federación por no haber sabido premiar la brillante actuación de nuestros jugadores, e impedir que el público les reconozca el esfuerzo realizado.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?