La guindilla

A los vecinos del barrio de Jinámar, en Las Palmas, que se amotinaron para evitar la detención de un presunto delincuente

Está de moda amotinarse para impedir las detenciones. Eso ocurrió el pasado jueves en el barrio de Jinámar, en Las Palmas de Gran Canaria. Sobre las 19 horas comenzó una espectacular operación que, sin embargo, tuvo su inicio en un control rutinario por parte de los agentes de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) de la comisaría sur de Las Palmas de Gran Canaria en una de las rotondas cercanas a Jinámar. En el mismo, detuvieron un vehículo conducido por un joven, identificado como Aday, que carecía de permiso de conducir. Tras un primer cacheo, registraron el turismo y hallaron 3.000 euros en el interior. Le persiguieron hasta su domicilio y allí los vecinos quisieron evitar su detención con un motín. Al final, el detenido pudo ser arrestado a las 21 horas. Escenas como esta deberían desaparecer de la vida diaria. No es normal que vecinos intenten proteger a presuntos delincuentes. Es la justicia la que debe determinar su inocencia o su culpabilidad. Y no la arbitrariedad vecinal. Guindilla a estos ciudadanos.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable