La guindilla

A Teddy Bautista, porque lo de la SGAE comienza a rozar el surrealismo: espías infiltrados en bodas, reclamar una deuda a un bar cerrado hace 23 años…

La SGAE lleva un tiempo apareciendo en la prensa en titulares cuanto menos curiosos –sangrantes para algunos-. Hace poco, se hizo pública una denuncia de un matrimonio que había descubierto que un ‘espía’ de la SGAE se había colado en la celebración de su boda, con cámara oculta incluida, para ver si se ponía música y había que hacerles pasar por caja. También se conoció el caso de un bar en La Coruña cuyo dueño había sido requerido judicialmente. El motivo, una deuda a favor de la SGAE por tener un aparato de televisión en el local. Lo curioso es que el bar llevaba 23 años cerrado. A los 1.000 euros que reclamaba la sociedad de autores había que sumarle los intereses por demora. Pero el equipo de Teddy Bautista también la ha emprendido contra el Ayuntamiento de Valencia, al que ha exigido mayor cuantía por los derechos de ‘Paquito el Chocolatero’, un clásico de las Fallas. “Y si no quieren pagar, que pongan a Mozart” aseguraba la SGAE. Una guindilla para esta plataforma que roza lo surrealista, se está ganando a pulso el rechazo de la ciudadanía y comienza a pedir a gratis que los políticos le paren los pies.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?