La guindilla

A los cinco jóvenes que, aprovechando los Santos Inocentes, se vistieron de Guardias Civiles y se dedicaron a hacer controles de alcoholemia

Ocurrió en Sevilla el pasado 28 de diciembre. Cinco jóvenes de entre 20 y 28 años decidieron celebrar la festividad montando una broma que tuvo como ‘inocentes’ a los conductores que circulaban por la avenida de Utrera. Confeccionaron uniformes de la Guardia Civil y se equiparon con linternas y pistolas de fogueo. El siguiente paso fue situarse en la calzada y comenzar a detener a conductores para realizar un test de alcoholemia. Muchos se detuvieron y realizaron la prueba. Algunos de ellos, extrañados por ciertos comportamientos de los jóvenes, se pusieron en contacto con el cuartel de la Guardia Civil en la localidad para comprobar si la patrulla era real. Los verdaderos miembros de la Benemérita salieron en su busca, pero no lograban encontrarlos ya que los ‘bromistas’ cambiaban constantemente de ubicación. Al final decidieron circular con las luces apagadas y dar vueltas por la localidad, hasta el momento en que los falsos guardias civiles les dieron el alto y se acabó la farsa. Fueron detenidos y puestos a disposición judicial, imputándoseles un delito de usurpación de función pública. Una broma pesada, de mal gusto, que seguramente les costará caro. Guindilla por ‘bromistas’.

 

España 1-1 Alemania
Copa Mundial de la FIFA Catar 2022

España primera de grupo
Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?