La guindilla

Al bochornoso y vandálico espectáculo dado por los senadores en la comparecencia de José Luis Rodríguez Zapatero

Rodríguez Zapatero compareció este martes ante el Pleno del Senado y ahí fue Troya. La sesión fue de continuo interrumpida por gritos –incluido el famoso ‘dales caña’-, pañoladas, pitos y demás. Fue por parte de ambos grupos mayoritarios, no sólo por el grupo ‘popular’. El propio presidente, Javier Rojo, tuvo que recordar que estaban en un Parlamento. Guinda a equivocar la fricción parlamentaria con el griterío vandálico.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable