La guindilla

Al conductor vigués que arrastró al empleado de una de las estaciones de servicio situadas en la Avenida de Madrid de Vigo

Tras rellenar el depósito, el conductor trató de abandonar la gasolinera sin pagar. Uno de los empleados trató de evitarlo introduciendo la mano por la ventanilla del vehículo. El conductor arrancó el coche y comenzó a circular arrastrando al trabajador consigo. Al mismo tiempo golpeaba al empleado en la cabeza para conseguir que se soltara. Tras circular durante varios metros y con el empleado aun enganchado a la ventanilla, el conductor comenzó a realizar trompos y abrir la puerta del coche consiguiendo finalmente lanzar al hombre al suelo. Guindilla para el conductor que por no pagar unos cuantos euros de gasolina prefiere jugar con la vida de un hombre.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?