La guindilla

Guindilla a la Generalitat por multar a más de 100 empresas al año por no usar el catalán

Pere Aragonés.
photo_camera Pere Aragonés.

El Presidente de la Generalitat de Catalunya, Pere Aragonés, participó en un foro de las minorías de la ONU en Ginebra donde afirmó que Italia, Francia y España «no ofrecen al catalán la protección y reconocimiento que merece». La afirmación no deja de ser una paradoja dado que el partido de Aragonés, ERC, es un socio decisivo del gobierno de España al que el mismo Aragonés acusa de desprotección de la lengua catalana.

El gobierno catalán celebró el martes una reunión de urgencia para analizar la situación, según ellos, de emergencia que vive la lengua catalana. Aragonés y su gobierno ven como altamente preocupante el elevado porcentaje de población catalana, que a pesar de sus denodados esfuerzos, se empecinan en hablar en legua española y aprobaron un paquete de cien medidas para fomentar el uso del catalán.

Las propuestas de la Generalitat para el monolingüismo no se limitan a sectores tan importantes como la enseñanza o la sanidad sino que también incluyen el mundo de la empresa.

El Gobierno catalán pretende modificar el código de consumo de la Generalitat para conseguir que la lengua que se use cara al público en el mundo en las empresas sea siempre el catalán.

Además, la Generalitat quiere que el dinero de las multas impuestas a las empresas por incumplir las normas en materia lingüística sean finalistas y se usen en formación para los empleados de las empresas multadas con el fin de que estos aprendan a usar el catalán como lengua de atención al público y de trabajo.

 
Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?