La guindilla

Al hombre que tiró a su perro en un contenedor, metido el animal en un saco atado con un alambre

Informa Público. Sobre las 09.00 horas del pasado miércoles una mujer oyó unos gemidos que provenían de unos contenedores en el camino San Alberto, en Málaga, sin poder precisar si se trataba de un animal o de un niño. Era un perro, finalmente, que mostraba ya síntomas de asfixia y agonía, lleno de parásitos y con los ojos inflamados: había sido arrojado al contenedor de basura por su inmoral dueño, quien para asegurarse del buen resultado de su malandanza, había metido al pobre perro en un saco y lo había cerrado con alambre. Guindilla y código penal.

 

Raphael, apoteósico en Starlite

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable