La guindilla

A los jóvenes que llamaron “fascista” y “payaso” al lehendakari Íñigo Urkullu

Las autoridades vascas y guipuzcoanas celebraron el 1 de agosto la festividad de San Ignacio con una misa en la Basílica de Loyola, en la localidad de Azpeitia (Guipúzcoa). Cuando el presidente del Gobierno vasco, Íñigo Urkullu, se dirigía al templo acompañado por el diputado general de Guipúzcoa, Martín Garitano, y la comitiva oficial, un grupo de jóvenes empezó a gritar al ‘lehendakari’ con insultos como “fascista” o “payaso” y proclamas en euskera como "Herria ez dago salgai" ("El pueblo no está en venta"). Urkullu decidió no ignorar los insultos y se acercó a los jóvenes para pedirles que guardaran el respeto debido a las instituciones. Guindilla a estos radicales que insultaron al ‘lehendakari’ en una festividad y desde la cobardía de la masa.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes