La guindilla

A los médicos venezolanos que atendieron muy deficientemente a Ángel Rafael Cedeño

Ángel Rafael Cedeño | Mediaset
photo_camera Ángel Rafael Cedeño | Mediaset

Ángel Rafael Cedeño (38) murió el pasado lunes, 27 de septiembre en Caracas, Venezuela. El periodista se encontraba en la capital venezolana trabajando como colaborador para NIUS y Telecinco, y aunque no se conocen las causas de su muerte, sus últimas horas fueron una desolada búsqueda de médicos que comprobaran qué le pasaba, cosa que, finalmente, no hicieron.

El pasado jueves, Ángel comenzó a sentirse mal, y de pronto, se desmayó. Tras esto, comenzó a buscar un hospital en Caracas que le atendiera, pero esto fue más complicado de lo que debería. En los dos primeros a los que llegó ni siquiera había médicos, imagen que demuestra la situación de la sanidad venezolana.

El propio Ángel se lo contaba a su camarógrafo Juan: "No podía respirar, pensé que iba a morir. Y así tocó recorrer otros hospitales hasta llegar al Clínico Universitario donde me atendieron a las patadas y en condiciones infrahumanas". Y es que los pacientes en Venezuela no tienen ningún tipo de separación siquiera entre infectados de Covid-19 y no infectados. "Venezuela es enfrentarte a un sistema de salud colapsado. Una cosa es que lo digamos en un reportaje y otra que lo vivamos en carne propia", terminaba su mensaje de Whatsapp.

Aun así, cuando le atendieron, no llegaron a hacerle pruebas más allá de un simple chequeo, en el que le dijeron que no sabían qué le pasaba, y le mandaron a casa con amoxicilina y recomendándole reposo. Tres días después, la familia hacía pública la noticia, Ángel había muerto en su casa, en un total desconocimiento de las causas de su enfermedad agravado por las pésimas condiciones en las que se le trató en los hospitales venezolanos.

 

Ayuso: “La Corona ha sido la principal garantía de nuestra Democracia”

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable