La guindilla

A los millonarios rusos que dejaron más de cuatro mil euros de propina en un restaurante

Días atrás, según informa Novotny, unos clientes rusos que gastaron cerca de once mil euros en una cena en la ciudad italiana de Cinquale, dejaron asimismo cuatro mil euros de propina. Es un acto de libertad totalmente legítimo y, no hay duda, una manera muy rumbosa de demostrar que se sintieron a gusto. Pero a la vez demuestra no desapego sino el desprecio al dinero de no tener la mínima noción de lo que valen las cosas, acrecienta la mala fama de los rusos adinerados y cae en una ostentación que va más allá de la medida con que hasta las virtudes deben ejercerse. Guindilla a tal actitud de nuevo rico.

 

El Govern pende de un hilo tras cesar Pere Aragonès a su vicepresidente Jordi Puigneró

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?