La guindilla

A la niña que fingió disparar a su profesora con la mano, y al colegio que acusó a la niña de “terrorista islámica”

Una niña de trece años, de nombre Taylor Trostle, tuvo la pésima idea de apuntar con la mano a su profesora, al término de una clase de matemáticas, al tiempo que gritaba “Bang, Bang”. Sin duda es un pésimo comportamiento de falta de respeto a su profesor, pero eso no justifica que se haya acusado a la niña de “amenaza terrorista” y hayan decidido intervenir las autoridades distintas de las educativas en el asunto. Guindilla a una preocupación que se pervierte y desvirtúa con actuaciones como esta.

 

Zelenski pide a la ONU definir el concepto de "Estado terrorista" tras el ataque ruso en Kremenchuk

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?