La guindilla

A un policía local en Tarragona que abofeteó a un detenido

La Audiencia de Tarragona ha condenado a medio año de cárcel y dos años de inhabilitación para empleo público a un cabo de la Policía Localde Altafulla por haber abofeteado a un detenido. La Audiencia también condena al policía a pagar 2.000 euros de indemnización a la víctima por un delito contra la integridad moral. Los hechos se remontan al 22 de abril de 2013, cuando el dueño de un bar llamó a la policía local por la actitud de S.C., que había bebido y golpeaba las puertas del local mientras gritaba. Acudió el cabo con cuatro policías más y vista la actitud agresiva de S.C., lo redujeron y lo llevaron a comisaría, aunque ya le tuvieron que sacar del coche a la fuerza. Ya en comisaría, el cabo le quitó las esposas, estuvo hablando con él alrededor de quince minutos y en esa entrevista, le propinó dos bofetadas. Posteriormente, le pegó otra bofetada y los agentes que fueron testigos en ambos casos no intervinieron, pero informaron al subinspector jefe al día siguiente. El acusado, según relatan medios locales, admitió en el juicio que le había pegado, pero dijo que la primera ocasión lo hizo porque el detenido deliraba y la tercera bofetada se la propinó al dejarle en libertad pero, en vez de irse, intentó golpearse contra una cristalera mientras gritaba. El policía ya ha anunciado que recurrirá al Tribunal Supremo porque, a su juicio, no menoscabó la integridad moral del detenido.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?