La guindilla

Al comandante pontevedrés de la Armada, Blas Monerris Alcaraz, por desviar 180.524 euros hacia dos empresas de las que eran titulares el propio militar y su esposa.

El comandante de la marina Blas Monerris ha sido condenado por un delito continuado contra la Hacienda, una estafa de más de 180.000 euros. Se aprovechaba de las claves de banca electrónica que le habían concedido por su puesto en el almacén de aprovisionamiento para transferir cantidades de entre 700 y 17.000 euros a sus empresas. Aunque trabajaba en un almacén en Madrid tenía las dos sociedades de responsabilidad limitada a las que desviaba fondos en Galicia.

 

El Govern pende de un hilo tras cesar Pere Aragonès a su vicepresidente Jordi Puigneró

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable