La guindilla

Al propietario de un taller mecánico de Cantabria, que ha sido obligado a devolver los 822 euros de una reparación que no era necesaria

El propietario del taller cobró una reparación "que no solucionó" porque era innecesaria. El dueño del vehículo detectó un "ruido anormal" en su coche y decidió llevarlo al taller, donde le cambiaron la caja de cambios, una reparación cuyo coste ascendió a 822 euros. Como el ruido persistía, el dueño del vehículo acudió de nuevo al taller donde le presentaron otro presupuesto para reparar el rodamiento, avería que "tenía originariamente y que no se detectó en la primera reparación, cuando se cambió innecesariamente la caja de cambios". Ante lo ocurrido, el propietario del coche solicitó al taller la devolución del importe de la factura de la primera e innecesaria reparación, y el taller se negó. La Unión de Consumidores de Cantabria (UCC) ha conseguido la devolución del dinero al propietario del coche por los trabajos de reparación de su vehículo. Guindilla al dueño del taller que pretendía cobrarse un servicio que no había prestado.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?