La voz del lector

Elección en Catalunya, elecciones en España

Los resultados en el marco del estado español surgidos del 20 de diciembre de 2015 efectivamente son ingobernables. Y lo más seguro es que se repitan las elecciones. Y en Catalunya, igual, con el esperpento de una CUP partida por la mitad, y con una decisión que seguramente haya sido recibida, la de no investir a Mas, con Champagne en Zarzuela y Moncloa. Pero es este un escenario inevitable? Que es lo que lo hace inevitable? Veamos.

En primer lugar está claro que los resultados de las generales son ingobernables ... en España. En Holanda tienen cabida hasta 11 formaciones en su parlamento. En Dinamarca, Finlandia, Noruega, Suecia, Islandia, Suiza y otros países con larga tradición democrática la fragmentación parlamentaria es una realidad absolutamente cotidiana. Como en Bélgica, en el que mal que bien, se acaban por poner de acuerdo, y conformar mayorías y minorías en la cámara legislativa y conformar gobiernos estables, sean en minoría, con apoyos externos, o de mayoría absoluta. Y no pasa nada. El problema es que en la escasamente elaborada tradición parlamentaria democrática española (apenas 38 años) se han malacostumbrado algunos a tener, ojo, artificiales mayorías absolutas. Porque esto apenas se suele decir, que quienes absorvían lo que las minorías perjudicadas por la fórmula y circunscripciones electorales lo eran en beneficio de PP y PSOE. Y mucho menos están acostumbrados a ver gobiernos de coalición en el marco del estado español. Y es un problema que deviene de toda la historia precedente de irrespeto al diferente, de sacralización de la ley como si fuera piedra, sin ápice de flexibilidad en su interpretación, y el intento uniformizador del estado, como si hubiera una sóla nación, producto de ese nacionalismo español que se niega a sí mismo.

En Catalunya hay un escenario planteado en el que ponen el foco en el President Mas. Porque no puede ser otro el candidato? Veamos. Necesitan un President con prestigio, que conozca la realidad de la administración catalana ... y alguien como Raul Romeva es evidente que no lo tiene porque sólo ha sido eurodiputado. Oriol Junqueras, también eurodiputado tiene también experiencia en gestión, a nivel municipal, ha sido alcalde, pero no a nivel nacional catalán. Hay gente de Convergencia que sí tiene capacidad y experiencia, pero hay dos motivos fundamentales por los que no puede ser. El primero, porque Mas es quien ejemplifica y lidera a ese sector de catalanes que en 2002 ni se planteaba otra cosa que no fuera ser una nacionalidad en el estado español, y que las circunstancias han hecho variar su planteamiento hasta el independentismo. Y de otra banda, porque en momentos cumbre como el presente, eliminar el liderazgo consolidado de Mas por alguien que no tenga el empaque puede ser algo excesivamente debilitador para la figura de la presidencia de la generalitat, similar a sustituir en el combate Paquiao frente a Meyweather a uno de los dos por un peso pluma. El combate duraría segundos. Por todo ello no hay otra opción o que investir a Artur Mas o ir a elecciones, y por eso serán, casi seguro, el 6 de marzo de 2016.

Ahora bien, que posibilidades existen en Catalunya? Básicamente 3. Una primera, que Ciudadanos con esa nueva Juana de Arco llamada Inés Arrimadas suba lo suficiente, y el PSC, ya españolizado, y el PP, apoyen un gobierno suyo. Bien, esto puede servir para dos cosas. Una, para sostener el peso de Ciudadaos en el marco del estado español, en un momento de cáida, y que pudiera ser más pronunciada si se repiten las generales, cuando algunas encuestas le ponían a la par del PP. Y, también, para que Catalunya se convierta en una nueva Murcia, a nivel competitivo, tanto político, como económico. Es decir, una entidad subordinada a otros intereses, a otras voluntades, y siempre bajo el mando del gobierno del estado, que marque las directrices a seguir, en todos los órdenes. O casi. Una segunda, y es que Ada Colau se convierta en Presidenta, con una coalición que sume a Podemos, con ella misma y sus seguidores en la "candidatura independiente" de Barcelona, con Iniciativa, y a saber si con la mitad de las cup, el sector que se ha impuesto recientemente al más flexible para salvar el procés. Que supondría esto? Dos cosas también. Una, que pudiera servir como trampolín para lograr, en unas posibles elecciones repetidas en el estado español, el sorpaso sobre el PSOE y el liderazgo en un posible gobierno alternativo al PP, de Rajoy o de cualquiera de su partido. Demostrando que todo el tema de la autodeterminación y todo eso era para, por un lado, lograr el poder, y por el otro, seguir construyendo España, una más maja, pero España. Porque podemos es un partido que garantiza mejor que nadie, Pablo Iglesias dixit, la unidad de España. Y,por el otro, y a diferencia del tripartito de Montilla, sin un PSOE en el estado, generoso con dinero público, para inflar el gasto, que es el origen de una deuda que, se calcula, se terminará de pagar en 2122. Es decir, se acabarían por dar cuenta, lo quieran o no, de que las condiciones estructurales (las mismas de las que está disfrutando Ximo Puig y Compromis, que pide un concierto inspirado a la vasca y a la navarra) son las que impulsaron los ajustes llevados por el Gobierno de Mas, que no fueron por gusto, sino por obligación de país. Y es que la generalitat sólo recauda 5 de cada 100 euros que Catalunya genera en impuestos. Es decir, acabarían en el mismo punto en el que estuvo el President Mas entre 2010 y 2012. Y para ese viaje esas alforjas?

La tercera posibilidad, aparte de que recapaciten y al menos haya 2 de las cup que voten a mas, y los 8 restantes se abstengan, que no parece, y se irá a unas nuevas elecciones, a saber si plebiscitarias o no, si repetirá Junts pel Sí o no, está claro que quienes piensan en clave catalana, quienes mentalmente ya han desconectado del estado español deberían hacerse una composición de lugar y entender que el mejor aliado que ha tenido el PP y el PSOE, el mejor aliado de quienes querían estrangular el procés (algunos en Madrid lo dan ya por muerto y superado, gracias a las CUP y su gesto, ligado, por supuesto, a la contradicción primaria y secundaria del marxismo, y a aquello de que si españa fuera roja, la independencia carecería de sentido) deberán ver que es lo que pueden votar. Y ser conscientes de que si saliera una mayoría reforzada de Junts pel Sí o de la candidatura impulsada por convergencia sumada a la que impulse esquerra, entonces, podría ser dual, o bien, culminar de una vez la hoja de ruta propuesta y aprobada, o bien, en el peor de los casos, forzar una España federal o confederal. Que no nos engañemos, los que quieran lograr esto, no deben votar a Podemos, en Catalunya, sino a esquerra y a convergencia, pues, el peso de la prueba, quedaría en lo que decidiera el marco español, y hasta hoy, España ha dicho que otra España NO es posible. No la quieren. Y, por supuesto, no olvidar que en el proceso que va desde el 27 de Septiembre haste el 10 de enero, han sido Junts pel Sí quienes se han movido, han decido, han ido moviendo ficha, hasta llegar al borde del tablero, sin encontrar a una ficha, la de las cup, que ni estaba ni se la debe esperar. Porque si este procés fracasara, hay entre 1 millón y 2 de catalanes que llevan hasta 6 años movilizándose, y que corren el riesgo de frustrarse y que no van a interesarse en nada más en su vida. Habría que esperar una o dos generaciones. Y eso, Catalunya, no lo podría soportar. Así pues, estos serían los escenarios, en esas seguras elecciones del 6 de marzo de 2016.

Y en el marco del estado español? Bueno, el 13 de enero se constituyen las cámaras, y desde la primera votación de investidura a un candidato a la presidencia del gobierno español, se suman dos meses, por lo que podríamos estar hablando de nuevas elecciones generales en mayo de 2016, en las que subirían, seguramente, PP y Podemos. Salvo que el PSOE sepa darle la vuelta al calcetín y demostrar en el marco del estado español que si no hay gobierno de progreso (sic) es porque podemos no está dispuesta a ceder para hacerlo posible. Claro que, si sumamos, PP y C's tienen 162 diputados y PSOE,IU y P's tienen 160, por lo que, en cualquier caso, dado que en principio C's sólo está dispuesta a llegar a la abstención, se necesitaría el concurso de algún otro. Y para eso se necesita acordar, negociar y pactar. Algo que no está en el adn del demócrata español, en el Madrid Político, se entiende. Así que va a ser complicado. Y de ahí que es probable que haya nuevas elecciones.

Elección en Catalunya y elecciones en España. Porque dicho así? Pues porque en Catalunya tienen una simple elección. Quiere usted culminar el procés soberanista o no? Pues ya sabe lo que hacer. En cambio en España tienen que hacer varias elecciones. La primera es si se reconocen plurinacionales o no, después si asumen el pluralismo político con todas sus consecuencias, y por ultimo, y parece que lo único que les importa, si serán capaces de tener un gobierno estable para la próxima legislatura. Justo lo que las CUP le han negado a Catalunya.


Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo