La voz del lector

Talante, tolerancia y laicismo

Creo que la actitud del gobierno de Zapatero muestra un fundamentalismo laicista que se traduce en su planteamiento antirreligioso. La pluralidad no es mala en sí siempre y cuando exista la tolerancia, pero el laicismo del actual Gobierno no la permite. El Sr. Rodríguez nos prometió talante y tolerancia, pero su laicismo lo contradice.

En la política que el Gobierno está llevando a la práctica sobre la religión, me parece que quedan ideas por aclarar. En primer lugar, la total confusión de las palabras laicismo y laicidad, sistemáticamente utilizada esta última para referirse a la anterior.

Laicidad es el planteamiento que tolera las prácticas religiosas y las fomenta, pues las considera como derecho del ciudadano, también en sus manifestaciones públicas. El laicismo ataca a la religión en cuanto que evita su ámbito externo. Las acusaciones que se hacen de fundamentalismo religioso, son demagógicas.

Creo que la actitud del gobierno de Zapatero muestra un fundamentalismo laicista que se traduce en su planteamiento antirreligioso. La pluralidad no es mala en sí siempre y cuando exista la tolerancia, pero el laicismo del actual Gobierno no la permite. El Sr. Rodríguez nos prometió talante y tolerancia, pero su laicismo lo contradice.

 

Almeida recalca la “necesidad” de recordar el Holocausto para que “no vuelva a suceder”

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable