La voz del lector

Un aborto de campaña

Embarazo.
photo_camera Embarazo.

El Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz (Álava) ha ordenado retirar de sus MUPI –‘material urbano como punto de información’, en el argot publicitario– los carteles de una campaña de la Asociación Católica de Propagandistas (ACdP). Su lema afirma que «rezar frente a una clínica abortista está genial».

Los carteles de la ACdP han aparecido también en otras ciudades españolas, siendo asimismo retirados de Murcia (21/01). No así, y de momento, de Córdoba y Madrid, en tanto que esta última considera que no tiene «competencia para juzgar la opinión del anunciante» (M. Viejo, El País, 21/01). 

El caso de Vitoria es el más llamativo. Según un informe compartido entre el Ayuntamiento y el Instituto Vasco de la Mujer (Emakunde), la campaña «pudiera estar incurriendo en una vulneración del derecho de las mujeres» (EiTB Media, 24/01). Emakunde añade que el mensaje puede vulnerar «el derecho fundamental a la intimidad personal» –a este respecto cabría preguntarle qué piensa del pasaporte COVID–.

Pero volviendo a la preocupación que atañe, hay que recordar que en diciembre del año pasado se aprobó una modificación del Código Penal para castigar el deleznable acoso que padecen algunas mujeres que acuden a clínicas abortivas. Yo no tengo problema en sumarme a ello, pero sigo sin entender qué derechos se vulneran rezando.

Parece que la reforma de diciembre también incluye rezar en la calle como un delito, aunque no he encontrado nada que lo corrobore. Porque si no es así –cosa que atentaría contra el derecho humano de libertad de culto–, no se entienden las suposiciones de quienes presuponen que rezar supone atacar a las mujeres.

Por su parte, en lo que refiere a la ética publicitaria, existen algunas organizaciones especializadas como Autocontrol, que ayudan a regular la publicidad en España. Nadie se ha dirigido a ellas, salvo, al parecer, el alcalde de Córdoba, aunque no menciona a cuáles (Diario de Córdoba, 24/01). En cualquier caso, nuestros mandatarios van a informarse a los sitios donde les dan la razón, no sea que su discurso se pierda.

Como doctor en comunicación social y licenciado en Publicidad, considero muy peligroso retirar una campaña por lo que pueda vulnerar, sin constatar si realmente lo hace. Ello abre la puerta de par en par a las mastodónticas censuras que ya están entrando en nuestra sociedad de cristal, esa que en nombre del laicismo y la libertad, es hoy más gazmoña que cuando presumía de católica. Y aquello, creo, tampoco era mejor. 

 

Primeras imágenes del rey emérito Juan Carlos I al llegar a España

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?