La voz del lector

La censura

En el sistema que nos oprime aseguran que no existe la censura, y ello es dogma de fe que debe ser asumido como verdad incuestionable por todos.

La verdad parece ser muy otra, porque la verdad es que somos libres de aplaudir al propio sistema; somos libres hasta de ridiculizar a quién queramos, pero siempre que quede en salvaguarda el sistema que nos oprime. Podemos decir cuanto queramos mientras que lo que queramos coincida con lo que quiere el sistema. Pero ¡Ay de quién ose criticar al sistema!

El sistema, que proclama la inexistencia de verdades absolutas, proclama también que la única verdad absoluta es el propio sistema, y la salvaguarda de esa verdad impuesta implica la represión de cualquier idea que la cuestione.

Así, el sistema, hegemónico en todos los campos, coarta la libertad de todas y cada una de las personas exigiendo, no ya una censura previa, sino la autocensura de quién desee exponer una opinión.

Quién no sea capaz de aplicar la autocensura es, sencillamente, condenado al más absoluto de los ostracismos. No cuenta que tenga valía intelectual, profesional, o cualquier otra valía si no se muestra sumiso, borreguil, ante las máximas impuestas por el mismo sistema. Como consecuencia, hoy no existe en el panorama cultural ningún Unamuno, ningún Ortega, ningún Sánchez-Albornoz… Hoy sólo hay mediocres; mediocres sumisos detentando cargos que les vienen anchos, muy anchos, soberanamente anchos, en universidades, en institutos, en ayuntamientos… En cualquier lugar de cierto relumbrón están instalados los incompetentes, pero incompetentes democráticos, sumisos…

Hace años se hizo famosa la frase “quién se mueva no sale en la foto”, y esa, justamente esa, es la indicación que el sistema ha generalizado para asegurarse la actitud servil de quienes pastorea.

Así, un acoso real no existirá en democracia si el acosado se mueve Del mismo modo que un acoso inexistente será proclamado y condenado si el acosado, sencillamente, es lo suficientemente vil.

¿Ejemplos?. Uno cercanísimo: El arresto del general Piñar. ¿Alguien quiere más ejemplos?. Puedo dar otros también cercanísimos.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?