La voz del lector

La comedia que necesitamos para salir de la tragedia sociopolitica

Cuatro caracteres representativos de la pelicula de animacion “Robin Hood” de Walt Disney, 1973.
photo_camera Cuatro caracteres representativos de la pelicula de animacion “Robin Hood” de Walt Disney, 1973.

El gran comunicador Carlos Alsina en su sección la ínsula, pide a sus dos tertulianos ejemplos de películas que reflejen la actualidad político-social. Son ellos ex políticos vascos, de conversación erudita, ecuánime y refrescante. Alsina, citó “JFK” de Oliver Stone (1991), en la que, el fiscal Garrison trata de embarullar el esclarecimiento de la verdad del asesinato de JFK. Y ello, a propósito del diputado Rufián, que, con motivo de la pasada celebración del frustrado golpe 23 F, quiso de nuevo embarullar en asuntos que, cree él, pueden favorecer a su “causa”.

El Sr. Alsina, en mi modesta opinión, goza de una imaginación cercana a nuestros grandes dramaturgos y guionistas de todos los tiempos. No sé, si el gran don Lope, los Berlanga, Azcona, Boadella, Cuerda, y una  larga lista de nuestros gloriosos literatos, le aplaudirían como hago yo, cuando nos viene a contar historias en la radio. Por ejemplo, la del periplo de San José y la Virgen hasta encontrar aposento, fue un extraordinario cuento de Navidad para niños y adultos. O, cuando da voz a episodios históricos, transmutando el  pasado con el presente para darles veracidad: cual Orson Welles en la “guerra de los mundos”. No digamos del ingenio de su compañía de comediantes; y la de los fogones, liderada por un cocinero vasco. Puede, que cometa una hipérbole por tratar de codearlo con nuestro don Miguel; lo digo, por si su ínsula fuera la de Sancho... Aviso que si me he excedido en alabar al ínclito locutor, ya sé que no sería propio de un “buen español”, como nos diría Diaz-Plaja sobre la envidia en “el español y los siete pecados capitales”.

Me gustaría proponerle al eximio trío: Alsina, Boadella y Garci un burlesque de nuestra actualidad socio-política, aprovechando el entramado y personajes de la película de animación de Disney, Robin Hood (1973). Con un solo apunte: no se confundan de Rey; no puede ser el emigrado a un exótico país árabe; sino, el equivalente a la del “bueno” Ricardo I de Inglaterra (Ricardo Corazón de León) que luchaba en la tercera Cruzada, mientras los bastardos aprovechaban para repartirse su reino.

Podríamos asegurarnos del rigor histórico del relato pidiendo la supervisión de nuestro relevante historiador F. G. Cortázar. Nos faltaría un sociólogo: para que nos explique por qué no nos damos cuenta de la realidad contemporánea, por muy apacible o amarga que sea, hasta que nos la cuentan en una película, obra de teatro o novela. Si antes, la realidad no se hace evidente por sí misma. Hollywood ha tenido el mérito de, incluso adelantarse, a la consecuencias de esos hechos diarios que nos pasan desapercibidos a la mayoría. Dicen de la serie House of Cards (“Castillo de Naipes”) que los congresistas llegaron a ver anuncios de la serie por los pasillos del Congreso. Y que no se perdían un capítulo… Aunque se diga que “la realidad supera a la ficción...” No es de extrañar que pronto veamos una película o serie sobre el aparentemente incorrecto Mr. Trump. O, sea el cine el que nos descubra a un personaje incomprendido para su tiempo…

El Joglars y el gran Boadella, se han atrevido a encararse a su presente, con el más exquisito y agudo humor frente a las distopías de su cercana clase política. Lo que les trajo “consecuencias”. Simplemente vayan a Wikipedia y vean el listado de sus producciones y las reseñas de las mismas aparecidas en la prensa. De esos magníficos artistas, me gustaría recordar “Sr. Ruiseñor” y “operación Ubú” porque, al margen de la sátira, es ¡TEATRO CON MAYUSCULA! Y, ¿qué me dicen de la “Escopeta Nacional”( 1978)? del dúo Berlanga-Azcona, en los tiempos que los “yernazos y los cuñados” eran los referentes de la política nacional. El cine también se ha atrevido con la película “23F”. No puedo comentar por ignorancia, en qué medida es un relato superponible a la realidad. Y, si las series del mismo tema son verdaderamente aleccionadoras.

Si puedo decir, que el primer capítulo de la miniserie de no-ficción de la BBCEl ascenso de los nazis”, que vimos noches atrás en TV2, me dejó muy impresionado. La colaboración de prestigiosos historiadores y periodistas te llevan a ver el hecho histórico como un fenómeno sociopolítico muy distinto al que fueron los imperialismos anteriores, o incluso a los practicados hoy día. La serie apunta a que, la debilidad extrema de la sociedad y la aparición de personajes abyectos y manipuladores podría repetirse. Puede, que sea esa la razón por la que nos han querido presentar en más detalle la personalidad de los actores de ese siniestro capítulo de Historia.

Los griegos y los romanos recurrieron a la fabulación, como arte para enmascarar con comedia o tragedia la realidad socio-histórica. Ni los gobernantes, ni los dioses, ni las virtudes, ni los pecados, pasaban desapercibidos a nuestros padres del teatro. El cine italiano nos dio grandes lecciones de “realismo” (neorrealismo, 1945) en sus películas de la segunda postguerra mundial. Y no olvidemos al gran Charles Chaplin. En su película de 1933 “tiempos modernos” hizo una crítica feroz al capitalismo y a la organización del trabajo en las fábricas, tanto, que el propio Karl Marx lo hubiera aplaudido. Ni al gran Mario Moreno “Cantiflas” (1911-1993), capaz en sus películas de aleccionar a oradores políticos, o a todo tipo de próceres, incluyendo los de la Iglesia.

No nos vendría mal que, en clave de humor, los mencionados al principio, encontraran el modo de despertarnos del agotamiento condicionado por la pandemia y, ¡carcajeándonos! viéramos con claridad cuál es nuestra realidad sociopolítica, y cuáles son los personajes “teatrales” que la manejan. Para beneficio de estos, este año, el coronavirus los ha librado de chirigotas y ninots de fallas, que tanto divierten al pueblo. He leído que un político del PP ha tenido la idea de presentar como un comic el día a día del Parlamento Europeo. Espero que sus señorías salgan bien parados, y no estén agotados por la Pandemia. Plaga esta, que demuestra que los españoles somos tan europeos, como los europeos de Centro-Europa.

 

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en los actos del día de la Policía

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?