La voz del lector

Constitución y desvarío intolerante

Ejemplar de la Constitución de 1978.
photo_cameraEjemplar de la Constitución de 1978.

En el 41 aniversario de nuestra Constitución (1978-2019), nuestro estado de bienestar y convivencia ciudadana, con las diferencias culturales, históricas y de lenguas, ha hecho que todos los españoles hayamos conseguido un avance y un progreso jamás imaginado en nuestra historia común.

La alucinación intransigente de algunos pensamientos que aspiran a la elaboración de un plan impreciso con una obcecación nociva y altanera, manejando los medios para obtener de manera falaz sus ideas e ir en contra de todas las referencias de  hecho que advierten la inviabilidad de esta intención.

No concibo cómo ciertos representantes públicos, exigen con su argucia, para lograr un afanoso protagonismo, y  olvidan que en la Europa del siglo XXI –donde todos quieren unificar– ellos aquí  quieren desunir a la Nación. La  sociedad se acerca  a la aversión entre los diferentes tejidos sociales de nuestro país. Estamos viviendo sin lugar a dudas,  un quebranto de nuestra convivencia.

Nuestra Constitución  es efectiva, de igual forma  lo son las Constituciones más antiguas del mundo como la de Estados Unidos, de 1787; la de Noruega, de 1814; la de Bélgica, de 1831; la  de Canadá, de 1867 etc....aunque como ocurre en la mayoría de las democracias avanzadas, haya que hacer modificaciones coherentes adaptadas a la realidad general y a los grandes cambios sociales que tienen lugar de una generación a otra.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable