La voz del lector

Cuidar el cuerpo, cuidar la mente

Somos un todo formado por cuerpo y mente, pero cuando se trata de salud nos olvidamos de la segunda

Terapia.
photo_camera Terapia.

Hoy quería hablar de salud. Y no me refiero solamente a la salud física, sino también a la salud de la mente. Resulta que cuando alguien tiene una gripe, cuando se enferma de COVID-19 o cuando tiene un accidente con heridas en el cuerpo, por ejemplo, se tiende a cuidarle. Sin embargo, cuando el problema está en la cabeza, por dentro, no le damos importancia.

Tratamos de cuidar el cuerpo, pero nos olvidamos de la mente. El cuerpo y la mente forman un todo, son el hardware y el software que nos constituyen. Ambos deben estar sanos para que todo funcione correctamente. ¿Por qué nos cuesta tanto entonces cuidar la mente?

La pandemia nos ha enseñado a proteger nuestro cuerpo con medidas tan eficaces como el uso de la mascarilla, la distancia de seguridad o el lavado de manos. Pero también ha provocado muchas dolencias psicológicas por, justamente, falta de protección. Porque hemos cuidado el cuerpo exponiendo la mente a la enfermedad. A otras enfermedades.

Una gran parte de la población ha sufrido mucho psicológicamente durante los dos últimos años. Muchísimo. Desde aquellos que han perdido a sus seres queridos sin poder dar el último adiós hasta aquellos que no han sido capaces de soportar el confinamiento extremo que vivimos en marzo de 2020, la salud mental ha quedado en entredicho. Y no lo digo yo, lo dicen los datos (que puedes encontrar buscando en internet).

Creo que va siendo hora de que nos demos cuenta de que la salud mental es tan importante como la física. Que no podemos abusar de una sociedad que está ya demasiado cansada. Que debemos velar por nosotros mismos, gritar desde lo más profundo cuando haga falta, llamar la atención y decir que ya no podemos más cuando ya no podemos más. Dejemos de hacernos los duros y de aguantar. Empecemos a ser conscientes de la importancia de cuidar nuestra cabeza.

Si sientes ansiedad, busca ayuda. Si tienes estrés, busca ayuda. Si la tristeza te inunda, busca ayuda. Si te sientes como Amaral en esa famosa canción, “sola entre un montón de gente”, busca ayuda. Si no sabes lo que te pasa pero sí sabes que te pasa algo, busca ayuda.

Tenemos profesionales de la salud para cuidar nuestra mente. No vayas al médico solamente cuando tu cuerpo deja de funcionar. La mente también necesita cuidados. Cuida tu cuerpo, cuida tu mente. Y no vayas de fuerte cuando no puedes más, no merece la pena. De verdad.

Con un cuerpo sano y una mente sana las cosas serán mucho más fáciles. A veces basta con desconectar, otras hay que ir a terapia. Lo mejor es que tomes medidas cuanto antes si crees que lo necesitas. Y si lo necesitas, lo sabes. Sabes que lo sabes. No te engañes. Cuídate.

 

Fuga de cerebros en Turquía

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable