La voz del lector

El Dictador

Francisco Franco.
photo_cameraFrancisco Franco.

Leyendo la prensa, me encontré en el periódico El Mundo un artículo de Manuel Hidalgo, con la siguiente pregunta que me hizo reflexionar: ¿Está sana una sociedad que, después de 43 años y considerándose una democracia liberal y plena, no puede llamar unánimemente dictador a un dictador? (El Mundo, Con hielo en la frente, 14-09-2018, Manuel Hidalgo).

Me atrevo a contestar a la pregunta con las siguientes consideraciones:

En una sociedad con una democracia liberal y plena, existen y deben de existir, sobre un asunto opinable, y éste lo es, visiones distintas y por tanto opiniones distintas. ¿Por qué, si no hay unanimidad en la definición del ejercicio del poder por una persona, la sociedad no está sana o bien no tiene una democracia liberal y plena? Porque esto es lo que subyace y el dilema que plantea la pregunta que hace el articulista. Con lo cual está ejerciendo una imposición. El piensa, y es de respetar, que al general Franco hay que considerarlo un Dictador, es su opinión. ¿Pero por qué exige a la entera sociedad que todos lo consideren y le llamen así? Y si eso no se hace es que no está sana. Vuelve a ser su opinión y su imposición.

Hay quienes lo consideran un dictador: Del lat. dictātor, -ōris.

“1.m.y f. En la época moderna, persona que se arroga o recibe todos los poderes políticos y, apoyada en la fuerza, los ejerce sin limitación jurídica.

2.m.y f. Persona que abusa de su autoridad o trata con dureza a los demás.

3. m. Entre los antiguos romanos, magistrado supremo y temporal, que se nombraba en tiempos de peligro para la república”. (DRAE)

Podemos coger cualquiera de las acepciones, incluida la tercera.

Hay quien lo considera un autócrata: Del fr. autocrate, y este del gr. αὐτοκρατής autokratḗs, infl. En su acentuación por ‒́crata.

“1.m.y f. Persona que ejerce por sí sola la autoridad suprema en un Estado”.

(DRAE)

Y hay quien piensa que el poder que ejerció, fue una Dictadura, luego una Dictablanda, terminando con una Tecnocracia. Y que nos libró de una Dictadura del Proletariado en que se estaba convirtiendo la II República. Es decir una dictadura comunista al uso de la URRSS, los países socialistas Satélites, Corea del norte, China, Cuba…etc. Y en vez de durar el gobierno de Franco 36 años, no cuento los tres de la guerra, posiblemente estaríamos con esa dictadura, como estuvieron y están: La URRSS, 72 años y siguen sus consecuencias; Corea del norte: 60 años; Cuba: va para los 60 y lo que les queda. Y así podíamos seguir.

El Gobierno de Franco, fue totalmente un gobierno atípico, difícil de clasificar; cómo podemos ver por las consideraciones anteriores. Salido de una guerra incivil, entre hermanos. Y a los Gobiernos hay que juzgarlos con el balance final de como dejan a los gobernados. Y en ese balance solo voy a resaltar un dato:

La Izquierda no habría sentado en el Parlamento Democrático a personas como Santiago Carrillo y Dolores Ibárruri “la Pasionaria”; la que en ese mismo Parlamento condenó a muerte al Jefe de la oposición, cuyo asesinato pocos días después desencadeno la guerra. Ni habría realizado la Transición a la democracia. Estoy hablando de generosidad y en el supuesto de que la izquierda hubiese ganado la guerra.

Sólo hay que ver cómo quieren desenterrar al cabo de 43 años, a quien tenía que quedar en el olvido y en la historia. Y son tan torpes que lo que están haciendo, es resucitarlo en la memoria y en los honores. ¡O si no al tiempo! En vez de tener lo que el articulista recomienda en el título de su artículo: hielo en la frente.

La sociedad que tenemos si no está sana, más bien será por como la hemos construido nosotros estos 43 años, en la que ha gobernado el partido socialista – la izquierda - 22 largos años. Y por la dichosa necrofilia en la que llevamos embarrados 14 años.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?