La voz del lector

De la Marcha sobre Rota a la Peregrinación a Rota.1981-2022

El destructor de misiles guiados USS Paul Ignatius llega a su puerto base en Rota.
photo_camera El destructor de misiles guiados USS Paul Ignatius llega a su puerto base en Rota.

Participé, en 1981, en la Primera marcha sobre Rota en 1981. Éramos, entonces, un sacrificado y entusiasta grupo del PCE (ya PCA, lo autónomo no impedía el desangre). Yo era abajo firmante y convocante en nombre de las Fuerzas de la Cultura. Es obligado reconocer la dignidad de aquellas gentes del  PCE que ni esperaban nada, y sacrificaban todo. Sufría el tiempo diciendo adiós.

El Psoe ya había creado la Trama y su envés. Desde Suresnes la CIA y el SPD, pensaban en el futuro de España. El duopolio sevillano fue el encargado de acabar con el PCE y heredar el movimiento nacional, como partido único. Franco murió y no dejo partido u organización y las Cortes, sorprendentemente, se auto disolvieron. El pozo sin fondo del abismo se abrió. La Nación de la memoria desechó los recuerdos. Llegaron hombres sin historia o pasado. Carrillo y Fraga eran memoria que se entendió como trauma. El trauma, el mejor aliado de la memoria. La convierte en niebla.

De la Primera marcha sobre Rota deben existir imágenes. No obstante son profundamente molestas. Gran parte de las tropas de 1981 enarbolaron, inmediatamente, los trapos de la rosa y en 1982, se entregaron al PSOE que les premió con regalos cortos e irrelevantes. Lógicamente los traidores al PCE se pavonearon por los Gobiernos Civiles, diputados y otras prebendas, para rápidamente pasar a ser ciudadanos de Gomorra. Nada y la vergüenza en la basura.

Como elemento simbólico la Marcha de 1981, fue una pieza más del tiempo largo: se pasó de la clase obrera a los trans como sujetos de la Historia. El periodo que se cierra con la liturgia del social comunismo feminista y trans, rindiendo homenaje a las Bases de EEUU en Rota, es el lógico resultado de la impostura inaugurada por González-Guerra, que, como  saqueadores, asaltan para llevarse el botín, antes de la derrota. Pero no somos esclavos del tiempo.

Rota desapareció por unos años. Los residuos que no alimentó el PSOE y los que aún desde la izquierda esperaban el maná, volvieron. Empezaba el desfile, García Montero, Almudena Grandes, y resto de submarinos que tuvo siempre el Psoe en la lo quedaba de la izquierda histórica. A los ricos y colaboradores de El País les resultó romántico aquellos kilómetros desde El Puerto.

La Marcha de Rota, resultado de los Pactos de Franco de 1953, se acercaba al resultado real de la nada. De pronto la izquierda descubrió que se “generaba” empleo. Que muchos “vecinos y vecinas“ trabajaban en la Base, y que resultado de la estrategia  la  guerra fría, el Estrecho y el atlantismo de España, solamente algún loco intentaría el cierre, el “Bases Fuera”.  Y llegó el demente. Antesala no del final sino de la sacralización. Rota y Alberti ¿o no?. Podrían los poetas del régimen elevar  versos: la sumisión, fuente del placer.

Los historiadores profesionales somos una suerte de médicos. Existen síntomas, pero la enfermedad se desencadena y nada se puede hacer. El gobierno del Frente Popular de Sánchez, se sentaba cuando la bandera ondeaba, era un síntoma terrible. Pero el torrente se desvió y acaeció un milagro: Marx estaba el Rota, en las armas nucleares, en el trasero de  USA. Lenin insistiría en la “lucha “del eslabón más fuerte, los trosquistas –insufribles en las asambleas-piden centrismo y subvenciones para lo contrario.

No obstante, ardo en deseos, de leer las loas de la historia oficial, de Paul Preston (sus obras en 30 años se convertirán en “fuentes “para la Historia de una manipulación) y sobre todo Ángel Viñas y sus “secretos” pactos de 1953. Se verán obligados a encumbrar la política exterior del general Franco. Al menos, entonces, se pusieron plazos y autonomía nacional.

¡Queremos más barcos, lo de la honra es fascista!

 

Prepararemos una peregrinación de género y feminista para honrar las bases sagradas de Rota.

Antonio Nadal

Catedrático de Historia Contemporánea (Ret.) de la Universidad de Málaga

Raphael, apoteósico en Starlite

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes