La voz del lector

Los mayores son objetivo de la DGT para reducir la siniestralidad en carretera

Mientras los jóvenes pueden padecer el síndrome de Pontius al volante y sueñan con ser pilotos de Formula-1

Coches.
photo_camera Coches.
Para la DGT no es suficiente la experiencia al volante. Asimismo no se valora, en su justa medida, la práctica, prudencia y la capacidad disciplinaria de los conductores mayores de 65 años, y los colocan en el ojo avizor de nuevas normativas perjudiciales a la experiencia y la edad. 

El organismo que dirige Pere Navarro Olivella (69 años), considera unas estadísticas preocupantes, sin embargo son irreales, ya que este organismo público maneja como horizonte que uno de cada tres accidentes tiene como protagonista a una persona mayor. Pero, se refieren estos datos a involucrados en siniestros, sin embargo no siempre conducían el vehículo, sino lo hacían cómo ocupantes.

En el afán de reducir las víctimas en carretera, Tráfico constantemente crea nuevas normativas, pero no siempre apuntan a la raíz del problema ni logran el objetivo. Solo el 10 % de los conductores son mayores de 65 años, mientras durante el año 2019 el 28% de accidentes mortales fueron personas mayores, pero no  responsables directos del accidente. 

'Algo habrá que hacer para reducir estos datos', dice la subdirectora de Formación y Educación Vial de la DGT, María José Aparicio Sanchiz, que apunta a la veterania del colectivo de conductores, y serán afectados, reduciéndose la confianza en los conductores con canas en carretera. 

Se plantea establecer reducir el plazo de renovación del carnet, que hasta ahora se ampliaba a 10 años. Ya se anuncia que a partir de próximas fechas, los conductores que cumplan 65 años solo podrán renovar por un plazo de cinco años, mientras a los 70 años habrá que renovar cada dos por desconfianza a sus cualidades.

Una vez estudiado minuciosamente el comportamiento humano al volante, durante más de 45 años constantemente en carretera, puedo comentar y digo; Qué la prudencia, el respeto a las normas y la experiencia supera con creces a los supuestos reflejos de jóvenes pilotos de 'Formula-1' que utilizan la vía pública cómo circuito de velocidad.

Está claro, las compañías de seguros así lo confirman. A más años conduciendo menos precio de la póliza. Las entidades aseguradoras, datos en mano, conocen que la temporalidad y la experiencia significa menor negligencia. Es decir, el cerebro de los jóvenes no percibe el riesgo y muchos padecen el síndrome de Pontius, que afecta a la percepción de los peligros propios y ajenos. Esta anomalía va desapareciendo, generalmente, conforme se alcanza la madurez. 

De estos datos se deduce que, las personas más experimentadas en la conducción, a través del tiempo, son mucho más seguros, provocan menos siniestros y evitan muchos accidentes.

Así lo confirma la propia DGT, que establece un período corto de adaptación a los noveles conductores que, aunque la velocidad es igual al resto de usuarios, la tasa de alcohol se reduce y en caso de retirada de carnet durante seis meses deberán recuperarlo con un nuevo curso, además partimos con solo ocho puntos por un periodo de un año, sin olvidar señalar al resto de conductores con la 'L' de precaución. Esta reglamentación manifiesta que la veterania es un grado.

En resumen, y teniendo cómo objetivo reducir los accidentes y muertes en carretera, considero que es imprescindible para el conductor disponer de vista, oído y 'olfato' para anteponerse a las circunstancias. El sincronismo de esas aptitudes, junto a la paciencia, respeto a las normas y educación [no sólo vial sino también social], significaría minimizar los dramáticos sucesos en ruta. No se trata de edad sino de aptitudes, unas se reducen, pero otras capacidades alcanzan la máxima idoneidad.
Aprovechemos 'las bibliotecas andantes', es el mejor libro de la vida, el mejor lugar para aprender. Decía Séneca; 'Necesaria es la experiencia para saber cualquier cosa'. Sin duda, ya que ella nos brinda la información del mundo real.

 

Fuga de cerebros en Turquía

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes