La voz del lector

Medio vivo, medio muerto

¿Cómo pude yo un hombre solo con los señores de la guerra?

Mundo.
photo_camera Mundo.

Uno dos y tres, mi niño llora hoy, no quiero ver a mi novia hoy, no se si seré capaz ya de mirar, salir a la calle y ver a los hombres, a mirarlos a la cara.

Un dos y tres, mira que te digo , lo volvieron a linchar tres acordes de castigo y de vino del malo.

Una dos y tres, un pilato que nunca rompió un plato deslizó sus decisiones para que nadie le tocara sus galones.

Capricho, capricho, capricho, del niño, de nada pues en días está el día internacional de la libertad de prensa que en ella no queda ya conciencia.

Ay, ayyy, ayyy, comprendí que ya me habían matado, y yo que estuve muchos años atado al violín y a la muerte, a la paranoia de la muerte, viví casi inerte, así lo decidieron los hombres que yo estuviera de esta horrible manera.

Ay madre cómo quema esta hebra venera, que miro y nadie espera.

Pero mirar, con que elegancia me levanto y que quito este manto, ¿Cómo pude yo un hombre solo con los señores de la guerra?

Mira, mi consejo niño bonito con esos ojos de sol y azucena que esto que te digo merece la pena, de alegría estalla la mañana que espera con paciencia que aparezca la ciencia que despertará toda la conciencia en minas y rocas, muros, ríos y troncos.

 

El PIB sube un 0,2% en el primer trimestre, una décima menos de lo esperado

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable