La voz del lector

Un mes para la revolución

En la noche del viernes 30 de septiembre al sábado 1 de octubre los socialistas afilaban las armas para la gran batalla de la calle Ferraz en la que correría abundante la sangre (figurada) de los próceres socialistas. En otra punta de Madrid, sus primos rebeldes los comunistas conspiraban por la revolución.

“¡El partido que hizo la Revolución Española!”: el militante del Partido Comunista de Madrid que llevaba la voz cantante la levantaba tanto que salía con claridad por entre los barrotes que protegen las ventanas de su sede en el Pasillo Verde del barrio de Embajadores. No eran horas de atriles ni de disciplinados comités del partido. Cinco o seis comunistas se sentaban sobre las mesas de plástico de su local social/bareto para arreglar el mundo.

Estamos en 1916, pero parecían a punto de hablar de Dolores Ibárruri ‘La Pasionaria’ y de Largo Caballero en presente para pedir que el “Lenin Sánchez” español no cediera a los barones del moderno Susano Besteiro. De su queja al contrastar entre el PSOE de la Guerra Civil y el del momento actual se deducía una comparación: “De colectivizar la propiedad en el 36 a venderse a la derecha y al Íbex en el 16”.

Entonces el macho alfa comunista se fue aún más atrás en su memoria histórica para cerrar la noche. “Y acordaos de que Lenin [acabáramos, por fin] un mes antes de la Revolución de Febrero, y de coger el tren hacia San Petersburgo después, dio en Suiza una charla a jóvenes en la que dijo que estaba seguro de que él en vida no vería la revolución”.

Así que ya sabéis, parecía que dejaba flotando en el aire de la madrugada medio fresca de Madrid. En un mes, la revolución. En un mes, asaltamos la Carrera de San Jerónimo, La Moncloa y la Zarzuela, y proclamamos la República Socialista Soviética de Estepaís. Y lo peor: los participantes en tan jovial tertulia nocturna no son los únicos que esperan y que piensan en que eso ocurra.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes