La voz del lector

Miedo, Ignorancia e Incompetencia

Coronavirus
photo_cameraCoronavirus

Escucho las últimas noticias sobre el coronavirus en nuestro país en el que ya hemos superado los fallecidos en China, mientras tanto en dicho país las autoridades siguen anunciando datos esperanzadores sobre la contención de la epidemia.

Estando justificada la alarma social y desplome económico ante esta epidemia, en mi opinión nuestro mundo globalizado y super conectado a nivel de comunicaciones y personas está empeorando la situación.

Toda la información se difunde al instante generando miedo entre la población, adicionalmente los países han estado comunicados por tierra, mar y sobre todo por vía aérea hasta que algún país y algunas líneas aéreas han cerrado las fronteras y operaciones, una vez que ya se han trasladado miles de personas de un país a otro, siendo en algunos casos portadores de la enfermedad. Sería necesario que al igual que se difunden las noticias instantáneamente los gobiernos e instituciones tomaran decisiones con gran celeridad.

Si parece cierto, que muchas instituciones están quedando en evidencia, desde la OMS hasta las autoridades europeas o nacionales. Los mensajes de la OMS que llegan a los ciudadanos es el nivel creciente en la gravedad de la epidemia y no la evidencia de las actuaciones de sus expertos. De hecho, los expertos ya anunciaron que los nuevos virus procederían probablemente de China y otros países asiáticos, por sus costumbres, convivencia con animales e incluso alimentándose de los mismos, incluyendo animales salvajes. Pero cabe preguntarse si se han tomado medidas de verdad eficaces para paliar los posibles orígenes de este problema sanitario global y otros que pudieran surgir en el futuro.

En este sentido, no vale la excusa de la hermeticidad de China y sus autoridades, ya que como ha demostrado la pandemia, China depende del mundo como mercado y nosotros de ellos como gran proveedor. Por lo que se pueden tomar medidas de presión sobre todo si van encaminadas a preservar la salud mundial.

A nivel más cercano la Unión Europea no ha realizado ninguna actuación concreta, más allá de algunas recomendaciones a los países y ciudadanos y las anunciadas medidas fiscales que no llegan, salvo la relajación sobre el nivel de déficit de los países.

Por ello se demuestra una vez más, por desgracia, que Europa es aún un bonito proyecto o un fiasco. Por el contrario, la UE dispone de miles de funcionarios con muy buenos sueldos y beneficios sociales. Quizás haya que soltar lastre, como hacen las empresas en momentos que así lo requieren, para dedicar más recursos a las líneas de actuación y apoyo a los distintos países.

En nuestro país, la situación es aún más preocupante, al tener un gobierno que básicamente intenta hacer campaña política en esta delicada situación para empresas y personas.

-Se perdieron quince días preciosos de anticipación, viendo la evolución en Italia y la importación de casos que vivíamos. Y además se fomentaron los actos masivos como el 8M y se permitieron otros de tipo político, cultural y deportivo. Sobre esto habrá que pedir responsabilidades políticas y de todo tipo.

-No ha habido anticipación en la compra de suministros médicos y sanitarios y tan solo la actuación de las Comunidades Autónomas y empresas está paliando algo la situación. El Ministerio de Sanidad se ha demostrado incompetente para gestionar la situación.

-El Presidente y sus ministros, supongo que siguiendo las recomendaciones del super asesor de la Moncloa, comparecen a diario para trasmitir mensajes vacíos, sin apenas contenido ni autocritica y como era de esperar sin responder de manera concreta a ninguna de las preguntas de periodistas y ciudadanos. Se trata de un ejercicio político por su parte, confiando en que los ciudadanos no perciban la verdadera falta de actuación y competencia que subyace.

-A nivel económico, de nuevo un ejercicio de cacareo político con medidas de calderilla de 18.000 millones, para pymes y autónomos, a los que no se les exonera de pagar impuestos (solo se les retrasa con los consiguientes intereses) y se les avala ante los créditos de la banca. El estado responde con un 80% del posible impago, si bien no olvidemos que se trata de un préstamo, con bastante complejidad de tramitación, que hay que devolver en menos de cinco años y con unos tipos de interés, que esperemos que la banca mantenga en niveles razonables.

El Gobierno quiere preservar sus ya deterioradas cuentas, que no cuadraban antes de esta crisis, y a la vez reclama unas ayudas y endeudamiento adicional a Bruselas que le va a permitir enmascarar la realidad de dichas cuentas.

No quiero terminar sin unirme al reconocimiento y admiración por la labor y esfuerzo de todos los equipos sanitarios, fuerzas armadas y de seguridad, otros servidores públicos y trabajadores de los servicios básicos que nos ayudan y dan esperanza para superar esta crisis.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?