La voz del lector

¡¡¡Qué nos ha pasado... cómo hemos cambiado!!!

El mundo ha convulsionado y estamos pagándolo muy caro

Bola del mundo.
photo_camera Bola del mundo.

Hago referencia a la mítica frase del entorno laboral y sus viajes internacionales. Era frecuente decir, desayuno en casa, como en Londres y duermo en mi cama. Lejos ha quedado esa reflexión que, hasta hace poco era posible. En estos momentos hay que decir desayuno en casa, voy al aeropuerto y que sea lo que Dios quiera.

Hace unos días inicio uno de tantos viajes profesionales y, ¡¡ ohhh sorpresa!!, llego a Barajas, hago una cola interminable, enseño mil documentos y paso montones de controles. Aterrizo en un país hasta hace nada integrado en los negocios y la actividad de cualquier empresa y, tras larga jornada de trabajo pienso como ET, mi casaaaa y, entonces repito la escena, hago una inmensa cola, paso montones de controles y ... sorpresa, compañía aérea de renombre, lejos de low cost, nos comunican que sólo 100 personas y digo bien, sólo 100 personas no caben en el avión previsto de vuelta. Te paras, digieres la noticia y empiezas a entonar el "pinto, pinto gorgorito"… seré uno de esos 100??, momentos de tensión y suspense cuando confirmo que si, efectivamente he sido agraciada e incluida en el lote de ganado y no pasajeros. 

Casi casi como las sevillanas, vamos por la tercera, cola de 2 horas, desbordados los nervios de 100 personas con 100 circunstancias, con 100 bolsillos más o menos holgados para sobrevivir en Reino Unido el tiempo que Air Europa y repito, Air Europa quiera y desee que estemos en Londres. Allí había jóvenes, mayores, profesionales, estudiantes….. da igual, ganado.

Hablamos del viernes 15 de julio a las 16 h. y, como no puede ser de otra manera, me viene a la mente la frase de la sabia Teresa de Jesús, "la paciencia todo lo alcanza". Atendidos por poco personal, igualmente desbordado y abochornado de la situación que están viviendo y que tienen que transmitir y solucionar, con sus medios y sus circunstancias.

Pues bien, no hay vuelos ni se les espera, no hay hoteles ni se les espera, son las 8 de la tarde y sólo 100 personas desean saber que va a ser de ellos en las próximas horas, días… etc. Como si de la bonoloto se tratara, consigo comprar un vuelo para 48 h. después con destino Madrid pero tenía que dormir en algún sitio, descansar de la insufrible desesperación e impotencia ante grandes compañías que se muestran solícitas para vender pero una vez vendido, se olvidó lo comprometido y es que el cliente es lo primero pues no, Señores de Air Europa, al cliente lo trataron como auténtico ganado.

Segui con mi buena racha y, para dormir, me encuentran una casa rural en la campiña inglesa, bueno… ni tan mal siempre que me lleve alguien y, lo mejor, me recojan luego para volver al aeropuerto. Te puedes fiar de un país donde el colapso se mastica por la calle y donde o te buscas la vida o te buscan la ruina?? y ahí viene la sorpresa, fui agraciada no se si por azar o por lástima, con una habitación de hotel que acababan de renunciar y que en mi mente sonaba el eco de… ..a mi si, a mi por favor…. ahhhhh, y sigo en racha, conseguí salir de Londres y llegar a Murcia, al fin y al cabo, empieza por M de Madrid, que más da y, la verdad, divinamente. Me viene a la mente y no consigo dar crédito en siglo XXI, Ex - Europa y, ruego a los cielos que volvamos a ser cuando menos, lo que éramos.

 

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en los actos del día de la Policía

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes