La voz del lector

Si Santiago Abascal y Alberto Núñez Feijóo fueran personas decentes…

Dejarían sus constantes rencillas y se pondrían manos a la obra para refundar y unificar a la derecha española

Si Santiago Abascal y Alberto Núñez Feijóo fueran personas decentes… Fuente | The Objective.
photo_camera Si Santiago Abascal y Alberto Núñez Feijóo fueran personas decentes… Fuente | The Objective.

Si Santiago Abascal y Alberto Núñez Feijóo fueran personas decentes y buenos españoles, y tal como proclaman, pretenden servir a España y a los españoles, dejarían sus constantes rencillas y se pondrían manos a la obra para refundar y unificar a la derecha española. 

Si Santiago Abascal y Alberto Núñez Feijóo fueran personas decentes y tal como proclaman, pretenden servir a España y a los españoles, harían todo lo posible para atraer a los españoles decentes, que no están ni en el PP ni en VOX, y los pondrían al frente de esa nueva derecha española, después de convocar un congreso abierto, constituyente y refundarla, y les entregarían las riendas para que encabecen un proyecto regenerador, para que, una vez desalojados los socialistas, comunistas, etarras y separatistas del gobierno de España, emprendan las acciones quirúrgicas que España necesita urgentemente. 

Si Santiago Abascal y Alberto Núñez Feijóo fueran personas decentes y tal como proclaman, pretenden servir a España y a los españoles, irían a buscar a los españoles decentes, que haberlos haylos, a la empresa privada y es seguro que encontrarían a gente experta, exitosa, sobradamente preparada en la gestión de dineros ajenos, pues esa gente sobradamente capacitada no está en estos momentos en la política, ni está en el PP, ni está en VOX, pues los españoles decentes, con principios, no pretenden hacer carrera en la política y menos hacerse de un patrimonio, hacer fortuna, a costa de los dineros de los españoles, los españoles decentes no tienen como objetivo servirse de los españoles, parasitar de nuestros impuestos. 

Si Santiago Abascal y Alberto Núñez Feijóo fueran personas decentes y tal como acostrumbran a decir ambos, pretenden servir a España y a los españoles, como también lo hacen sus más próximos colaboradores, sus hooligans y todos los que corean sus eslóganes; si lo que los mueve es el amor a España y el servicio a los españoles; deberían apartarse y hacerle un último servicio a España: Convocar a una gran coalición a los españoles sabios, con capacidad, con méritos demostrados, con experiencia en la gestión de dineros ajenos que no tengan intención de hacer carrera en la política y menos labrarse un patrimonio, qué, insisto, haberlos haylos. 

Si Santiago Abascal y Alberto Núñez Feijóo fueran personas decentes y tal como afirman constantemente pretenden servir a España y a los españoles, deberían apartarse, y apartar también a todos sus correligionarios, a todos sus oligarcas y caciques, a todos los que forman parte del entramado que ambos dirigen y que, de una manera u otra funcionan como cárteles mafiosos, tratando de conservar o acrecentar su capacidad de influencia mediante el control de territorios y cuotas en las diversas instituciones, para saquear a los españoles y parasitar de la gente productiva, mientras subvencionan y subsidian a gente improductiva, paniaguados, para comprar y conservar su apoyo en los sucesivos comicios que se convocan periódicamente en España. 

Pero, antes de apartarse, Núñez Feijóo y Abascal deberían convocar también a los funcionarios decentes que, también haberlos haylos, aquellos que, además de ganarse el pan con el sudor de su frente, también tienen espíritu de servicio a los ciudadanos. 

La única forma de vencer a quienes pretenden destruir España, la única forma de desalojar del poder a los socialistas, comunistas, separatistas y filo-etarras, para poner en marcha a continuación una forma de hacer política distinta es crear un bloque de derechas. Es imprescindible refundar la derecha y agrupar a todos los españoles decentes en una sola agrupación política para que, en las próximas elecciones generales, regionales y municipales haya una única candidatura de derechas, y los únicos con capacidad para que ese bloque se cree y consolide sois vosotros, Alberto Núñez Feijóo y Santiago Abascal Conde… pero, perdonad que sea insistente: hacedlo cuanto antes, convenced a vuestros más cercanos colaboradores, también a los menos cercanos, y después dad un paso al lado para que sean españoles sabios y decentes los que tomen las riendas. 

Decía un tal Edmundo Burke que “para que triunfe el mal basta con que la gente de bien, las buenas personas no hagan nada”, pues sí, sin duda alguna, en la política española, y en España por añadidura, impera el mal (por supuesto, también la mediocridad, el mal hacer, la negligencia… el fracaso de la inteligencia). Me dirán Alberto y Santiago, y sus seguidores y colaboradores más o menos cercanos, que raro es el país en el que no hay gente malvada en el gobierno; sin duda alguna, pero eso no es ningún consuelo (mal de muchos: epidemia y de mayores proporciones que la del coronavirus). Pero, para más INRI, tenemos un problema añadido, son muchas las buenas personas que obedecen a las malas y acaban convirtiéndose en súbditos, lacayos, personas serviles y cobardes, cómplices todos de los malvados. 

Por supuesto, el que los malvados se mantengan en el poder solo tiene una causa: el miedo. Son muchos los que lo llaman “prudencia”, los que no quieren llamar a las cosas por su nombre y tienden a enmascarar la realidad. Evidentemente, hay bastante distancia entre la cobardía y la temeridad, entre ser un cobarde y ser un temerario… 

Pero, nunca hay que olvidar que, el miedo no es libre (aunque algunos lo afirmen), el miedo es alienante, paraliza, es enemigo de la acción, dispone al hombre a la pasividad, lo hace incapaz de enfrentarse el mal. 

Y digo todo esto porque, son muchos nuestros compatriotas que están convencidos de que en España los políticos en general son cobardes y la mayoría del pueblo español también…  Pues, si esto es cierto, habrá que tratar de agrupar en ese bloque de derechas, de españoles decentes, a los que además de buenos españoles sean también valientes, que haberlos haylos. 

 

También son muchos a los que cuando se les habla de la necesidad de refundar la derecha, unificarla y crear un sólo bloque de españoles decentes, responden que los oligarcas y caciques de VOX y PP tratarán de impedir que se logre la unidad de todos los españoles decentes en ese bloque único de derechas, ya que no les interesa (por ser su modus vivendi) e intentarán boicotearlo. 

Evidentemente, con eso ya contamos, pues todos ellos forman parte de la “élite extractiva”, la casta parasitaria que, tiene como principal objetivo vivir de nuestros impuestos, aunque de vez en cuando nos endilguen mítines y discursos patrióticos, incendiarios, para contentar a sus fans, a sus hooligans y lograr el aplauso fácil, y regalarle el oído a sus potenciales clientes… 

Si finalmente Santiago Abascal y Alberto Núñez Feijóo tienen en cuenta la petición que les hago, con toda seguridad estarán obligados a pasar por encima de los oligarcas y caciques de sus dos agrupaciones políticas, PP y VOX, que harán todo lo que esté en sus manos para abortar cualquier intento de que la derecha vaya unida, en una sóla candidatura en las próximas elecciones generales; no se puede esperar menos de ellos, y evidentemente, para lograr la unidad de la derecha española, para refundarla y que agrupe a los buenos españoles, para poder vencer al gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias y poner en marcha un proyecto alternativo que vaya más allá de apuntalar el sistema y seguir llevando a cabo políticas socialdemócratas, habrá que pasar por encima de ellos. Y, el primer paso que habrán de dar, Feijóo y Abascal, posiblemente consista en denunciar públicamente que ninguno de los oligarcas y caciques de PP y VOX están interesados en que exista una derecha unida en un solo bloque de derechas. 

Sin duda, serán muchos los que digan aquello de “es tarea difícil, complicada… aunque sea necesario, imprescindible, para sacar a España del atolladero. De todos modos, aunque de momento no contéis conmigo, mantenedme informado… que lo mismo me acabo sumando”… aquello de “poned el carro en marcha, y si funciona, luego me subo”. Sí, estamos hablando de gente que se plantea las cosas desde la perspectiva de costes-beneficios; personas que echan cuentas y se dicen a sí mismas que si se lleva a cabo la iniciativa de crear un bloque de derechas, a ellas no les va a perjudicar, e incluso a medio plazo les beneficiará… pero buscarán pretextos diversos para afirmar que, mejor que sean otros los que actúen… y luego, ya veremos. 

También habrá algunos que afirmarán que ellos son la derecha genuina (negándoles a los demás tal etiqueta) y que añadirán que “su partido es ese bloque de derechas”, que el bloque de derechas ya existe, que son ellos… 

Destaco esto porque realmente es importante, y puede ser un freno para la unidad de la derecha en un solo bloque. Los que afirman tal cosa son gente desinformada, tendente a mediocre, que desconoce por completo el funcionamiento interno del partido al que dicen pertenecer, y por supuesto, no tiene ni pajolera idea de su “programa electoral”, ni de sus estatutos, ni de su manifiesto fundacional, ni de su financiación… y también desconocen que su partido es antidemocrático (tanto el PP como VOX), que impide la democracia interna, cualquier forma de participación de sus afiliados-cotizantes en la toma de decisiones, y que quienes deciden en todo, y especialmente respecto de quiénes van en las listas de candidatos de su partido, no son los afiliados sino un grupo de “notables”, oligarcas y caciques, que se van sucediendo en los cargos de gestión a lo largo del tiempo, y cuyo único interés es colocarse ellos y sus familiares y amigos, para seguir año tras año, legislatura tras legislatura, viviendo de nuestros impuestos. 

Claro que, si les cuentas esto a alguno de los hooligans de PP y VOX, os dirán que, su partido no es “así”, que esa característica define a los otros, y también a los partidos de izquierda… Algunos, para justificar su apoyo o pertenencia a un partido antidemocrático, en el que los afiliados son simples siervos, aplaudidores a los que sólo utilizan para hacer bulto en los mítines, repetir y corear las ocurrencias del líder, y en último extremo para que intenten arrastrar a potenciales votantes a los colegios electorales; acaban diciendo que, bueno que, muy bien, pero que los otros partidos son más antidemocráticos que el suyo, y que, además, así se evita que se infiltre gente con malas intenciones que, acaben desviando al partido de la ortodoxia, del buen camino… 

En fin que con los hooligans de ambos partidos, PP y VOX que dicen ser de derechas, poco o nada se puede contar para emprender la construcción de un BLOQUE DE DERECHAS, que agrupe a todos los buenos españoles, los españoles decentes, para que en los próximos comicios haya una sola candidatura de derechas y así poder derrotar a quienes quieren destruir nuestra Patria: los socialistas, los comunistas, los separatistas y los etarras. 

Si, tal como es previsible, las élites extractivas, los parásitos de los diversos partidos optan por boicotear la creación del bloque de derechas del que venimos hablando, habrá que empezar por denunciarlos públicamente, para que se sepa y sus incautos y cándidos seguidores les retiren su confianza. 

Es urgentísimo sustituir a esos parásitos de los diversos partidos que dicen ser de derechas, que afirman defender la vida -desde la concepción hasta la muerte natural), la libertad individual y la propiedad, la economía de libre mercado, la democracia representativa, la monarquía parlamentaria, la separación –estricta- de poderes, etc.- por ciudadanos decentes y de probada ética, y también probada experiencia de gestión en la empresa privada, dispuestos a servir en lugar de servirse del ciudadano y eliminar esos partidos políticos actuales, convertidos en escuelas de parasitismo y de depredadores, que sólo viven de atiborrarse de privilegios y poder, mientras succionan la felicidad, la vida, el bienestar y la esperanza. 

Y ya, para terminar, es necesario que el bloque de derechas que necesita España, en el que se agrupen todos los españoles decentes, para acabar con la terrible situación que sufrimos los españoles, habrá de dotarse de una organización que posea mecanismos a través de los cuales se pueda ejercer “la desconfianza”, mecanismos de fiscalización eficaces, de manera que quienes ostentan el liderazgo sean disuadidos de llevar a cabo acciones de amiguismo, nepotismo y cuestiones similares, o tratar de perpetuarse sine die en el cargo. 

Así que, Alberto y Santiago, hacedle un último servicio a España y a los españoles, promoved cuanto antes ese congreso de unificación de la derecha española, comenzad a empujar para que la derecha española acabe refundándose en un solo bloque de derechas y haya una única candidatura de derechas en las próximas elecciones generales. 

Si de veras, tal como proclamáis sin cesar a ambos os empuja el amor a España y el deseo de servir a los españoles, dad ya el paso, de nosotros depende, y si es preciso, pasando por encima de quien se oponga. 

Pues, ánimo y para delante, sin dilaciones… mañana ya es tarde. 


 

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes