La voz del lector

Sobre la Fe

Estado de la Iglesia de Santa Elena.
photo_camera Estado de la Iglesia de Santa Elena.

Recientemente, saltó a la Prensa la beatificación de 127 mártires en Córdoba. Europa press (14-10-2021) destaca estas palabras del Obispo: "fueron asesinados por odio a la fe. (…) y se distinguían porque hacían el bien a los demás".


La fe agrada a Dios y salva, no debe confundirse con la simple creencia y las obras la acreditan. El Apóstol Santiago afirma: “También los demonios creen, y tiemblan. Pero, ¿estás dispuesto a admitir, oh hombre vano, que la fe sin obras es estéril?…” (Santiago, 2, 1-26). “Fe es fiarse”, repetía el Venerable Padre Tomás Morales. El que tiene Fe está persuadido de que Dios es su Padre, un Padre amoroso y Todopoderoso, en quien puede confiar. La respuesta a ese amor debe ser el agradecimiento y la correspondencia (jamás agradeceremos bastante). La fe es viva: de ella brota la esperanza y el amor a Dios, que, si es verdadero, es inseparable del amor al prójimo. Pero no se queda ahí: de las virtudes teologales (fe, esperanza y caridad) nace la paz interior, aún en los momentos más duros. Por eso, los mártires a causa de la fe mueren con paz y perdonando a sus verdugos.

Vivir la fe con todas sus consecuencias es el camino de la Vida Eterna, de la Felicidad perpetua. La eternidad es  lo único cierto que tenemos, y es mucho lo que nos va en no perdernos. Pensemos: “De qué le sirve al hombre ganar el mundo entero si pierde su alma…? ¿Y qué podrá dar el hombre a cambio de su alma?” (Marcos, 8, 36)

 

Carolina Darias pone énfasis en la necesidad de las vacunas solidarias

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?