La voz del lector

Una elección (I)

Pedro Sánchez presenta la campaña del PSOE.
photo_cameraPedro Sánchez presenta la campaña del PSOE.

Ante las elecciones generales del próximo día 28, y después de escuchar estos días a los principales protagonistas así como lo dicho en las Televisiones y radios, encuestas de diversas índoles etc. y de reflexionar hondamente: he llegado a las siguientes conclusiones:

Lo primero que debemos de tener en cuenta es la persona que encabeza cada una de las opciones políticas que se presentan. Sobre todo teniendo en cuenta el poder de decisión que se pone en las manos del Presidente del Gobierno que elijamos. Y eso lo podemos deducir por su comportamiento y actos en su corta o larga vida política, así como en la privada. Y todo ello asumiendo cuando sea investido de ese poder, que indudablemente le afectará, las posibilidades de que sea un gobernante digno o indigno.

A continuación la formación que lo sustenta, la base de su pensamiento y características de las ideas e ideales de dicha formación o partido y si son utópicas o racionales. Una nación solo progresa con el esfuerzo y el sacrificio, al igual que las personas.

Con estas bases analicemos quién o quienes pretenden gobernarnos:

1º el Sr. Sánchez, D. Pedro. Y el partido socialista que lo sustenta. No voy a en ningún caso a opinar sobre la persona, como tal, sino como persona pública y en este caso, dado que es el actual Presidente del Gobierno y lo ha sido durante los últimos 10 meses, con más conocimiento de causa.

No es persona que tenga palabra, dado que en numerosas ocasiones ha tenido que desdecirse o bien ha tratado de ocultarla o no dar cuenta de su incumplimiento como aquello que dijo una ministra de él: que unas veces hablaba como Pedro Sánchez y otras como el Presidente. Cuando se alcanza una magistratura como la presidencia del Gobierno de una nación, siempre se habla como Presidente, es una de sus grandezas y de su servidumbre.

Ya traicionó en primera instancia la palabra dada cuando se presentó a la investidura a través de una moción de censura que dijo ser técnica.

A ninguneado al Senado de la nación, después de mentir en sede parlamentaria del Congreso sobre su tesis doctoral, y no una sino dos veces.

Ha actuado con formas que demuestran su inclinación al autoritarismo, y demostrado que no tiene auctoritas. No tiene competencia ni calidad para el cargo. Ponemos como ejemplo sus últimos actos con los Decretos Leyes, que ha llamado de los “viernes sociales”. Esos decretos pueden ser perfectamente derogados por el Gobierno entrante, si considera que perjudican a la nación, aunque aparentemente parezcan que benefician. Y con ello los acuerdos a lo que se haya llegado con otros grupos para su aprobación. Sobre todo si no se tiene fondos perfectamente estudiados y aprobados para ello. Por último, tiende al “coleguismo” en su trato con la sociedad con la consiguiente pérdida de autoridad, para compensar su autoritarismo.

Sr. Sánchez, con su famoso diálogo sobre Cataluña y con los catalanes que gobiernan esa región: ¿Que ha conseguido? Nada de nada. Pero sí se ha puesto en el límite de atentar contra la seguridad de España como nación, y de hacer el ridículo una y otra vez. Y permitir que en otras regiones como Baleares y La Región Valenciana, se empiece a larvar, con la ayuda de su partido, el camino que en su día se empezó a recorrer en Cataluña y que nos ha llevado a la situación actual.

Sr. Sánchez, el Presidente de cualquier comunidad es su subordinado, al que se ha encargado que gobierne aquella región con las competencias delegadas de acuerdo con la Constitución, y su Estatuto; y darle a Ud. y a las Cortes Generales cuentas de su gobernación, tantas veces como se las pida y no solo ante la Asamblea Legislativa de su región. Creo que esto Ud. no lo entiende. Por ello se puso el 155. Las instituciones estatales, están por encima de las regionales.

La conclusión es clara, quien no ha defendido, ni defiende, ni defenderá la nación; quien no ha cumplido, porque no ha hecho cumplir la Constitución; quien no ha defendido los símbolos de la nación; quien no ha defendido a su Rey al solaparlo internacionalmente, e insinuado el quitarle la inmunidad que la Constitución le concede; quien se ha arrogado éxitos económicos derivados de la aplicación de unos presupuestos a los que se opuso y se vio obligado a conservar. Por aparentar lo que no es, y haberse demostrado que ha sido pura apariencia. Y porque en su fuero interno, aunque no quiera reconocerlo, le viene grande el cargo. Por todo ello no merece, ni debe ser presidente del Gobierno del Reino de España.

En cuanto al Partido Socialista: su primer periodo de Gobierno terminó con condena por financiación ilegal, malversación de fondos públicos, y terrorismo de estado. Se comió la buena situación económica que heredo en la transición. Tres huelgas generales, dos devaluaciones de la moneda. Y dejó el país en la ruina.

En su segundo periodo de gobierno volvió a comerse la situación económica que heredó del PP, engendró el separatismo con la aprobación del último estatuto de Cataluña, que fue en parte corregido por el TC a instancias del PP, y devolvió a ETA en sus brazos políticos a las instituciones. ¡Con lo que costó echarlos! Y en consecuencia dejo a España arruinada en lo económico y moral.

Y si miramos a Andalucía y lo que se está descubriendo, con la certeza de que si no hubiese sido por el resto de España, Andalucía sería la Venezuela de Europa. ¡Y de la corrupción para que hablar!

¿Son estos, el líder y el partido que queremos que gobiernen España? ¿Son los que nos van a dar la España que queremos? Honradamente creo que no. Y se me hace muy duro pensar que hay españoles que todavía están dispuestos a votar al partido de Sánchez, que es en lo que lo ha convertido.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?