La voz del lector

Violinistas

Hay muchos políticos que tocan instrumentos musicales. Recuerdo al que fuera ministro (Serra, quiero recordar que se llama) de uno de los gobiernos socialistas. Toca el piano creo, y espero que lo haga con mayor acierto del que tuvo su pase por el ministerio. Pero, lo cierto, es que la mayoría de los políticos socialdemócratas "tocan" el violín como nadie; ni siquiera ese violinista tan famoso, Vivaldi, les hubiera podido igualar si viviera. Como tampoco lo hubiera podido hacer Einstein que, aunque no se lo crean, fue un gran violinista. Bueno, Einstein lo fue casi todo (el mayor genio de la historia de todos los tiempos) por no decir todo, como se ha visto recientemente con lo del famoso agujero negro. Por cierto, los españoles, vamos a tener que sudar mucho para escapar de ese otro "agujero negro" de los socialdemócratas y los liberales después de cuarenta años expoliándonos. Lo normal..., luego de "tocar tan fino" el violín.

Si digo lo del violín es porque es un instrumento que, como el poder, "se toma con la izquierda y se toca con la derecha", según la frase original de un tal David Konzevik. Frase que, como los españoles hemos comprobado ya durante muchos años, es más que apropiada para definir, especialmente, a los socialdemócratas de derechas, aunque ellos se sigan llamando socialistas. Lo que dicho sea de paso, sólo se lo cree la militancia, pues "ésta permite tener razón sin tener que razonar", como dijo El Roto en una de sus ingeniosas viñetas.

No obstante, ¿cómo nos vamos a creer el resto de españoles que en las pasadas elecciones generales sean los socialistas lo que han ganado? De ningún modo, si se tiene en cuenta que para la Sra. Botín y demás "nobleza" del Ibex ha supuesto un gran alivio. Y eso significa, para los más neófitos como un servidor, que ha ganado el capital, o dicho de otra forma, los que protegen al gran capital, que como es fácil entender de ninguna manera pueden ser socialistas, y ni siquiera socialdemócratas. Son, más bien, como el hijo tonto de Robin Hood, que robaba a los pobres para dárselo a los ricos; o los que actúan bajo el efecto "Mateo": dar más a los que más tienen.   

El Gobierno de Sánchez, ha sido, es y será un Gobierno burgués al dictado de la UE, el Banco Mundial y el FMI. Es decir, un Gobierno que "tocará" sin problemas el violín, pues ni será social ni será un muro contra la ultraderecha (con la que hay socialistas que están casi en raya). Y no lo será, porque el PSOE es un partido al servicio del Ibex 35. Es el partido del pensionazo y de la reforma del artículo 135 de la Constitución para sacrilizar el pago de la deuda, que no ha tocado ni la reforma laboral  del PP ni la Ley Mordaza. Es un partido que funciona, que "toca" el violín, al modo y manera de cómo dijo Juan Benet: "En la vida, como en el ajedrez, las piezas mayores pueden volverse sobre sus pasos, pero los peones sólo tienen un sentido de avance". Para los más desfavorecidos ya se sabe lo que les espera: seguir siendo desfavorecidos, cuando no, gente al borde del precipicio insocial. Veremos, si esta España, puede que algún día sea como Ciudad Juárez, en la que pronto al diablo le de miedo vivir, como dijo Patrick Bard. Lo que ocurrirá cuando al violín se le rompan las cuerdas, pues "tanto tocarlo tan fino" no lo aguanta ni un Stradivarius.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes