La voz del lector

La visceralidad del patriotismo español en el Mundial

Por desgracia, más que patriotismo me parece una muestra de la visceralidad con que se viven las nuevas idolatrías entre las cuales y a falta de ideales colectivos más nobles el fútbol ocupa un lugar destacado.

Ni que decir tiene que me alegran los éxitos en el Mundial de fútbol de nuestra selección nacional a la que felicito efusivamente. Y no me disgustan en absoluto la profusión de banderas, y de los colores de la misma que animan a nuestros jugadores y que celebran sus triunfos. Pero deducir de ello que se trata de algo más que una mera fiebre deportiva y que pone de manifiesto la expresión orgullosa de pertenencia a una comunidad -en este caso la española- es algo de lo que no estoy tan seguro.   Por desgracia, más que patriotismo me parece una muestra de la visceralidad con que se viven las nuevas idolatrías entre las cuales y a falta de ideales colectivos más nobles el fútbol ocupa un lugar destacado.   Con esto no quiero decir que esté en contra de este deporte y ni mucho menos de nuestra enseña nacional. Por supuesto que prefiero que sea la bandera española la que aparezca en vez de la republicana o de las que expresan cualquier tipo de separatismo.

El vídeo del día

Científicos vinculan desastres climáticos a la inacción
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?