La voz del lector

Vox y su política de urbanismo: análisis bajo un prisma patriótico

Iván Espinosa de los Monteros, Rocío Monasterio, Javier Ortega y Santiago Abascal, en un mitin de Vox.
photo_cameraIván Espinosa de los Monteros, Rocío Monasterio, Javier Ortega y Santiago Abascal, en un mitin de Vox.

Me produce escalofríos el pensar que cualquier competencia sobre urbanismo de cualquier administración pública pudiera recaer en el futuro en la cúpula de esta organización política hacia la cual en su momento tuve incluso simpatías.

Llevo meses barruntando este artículo, en el que volcaré todo mi conocimiento sobre el particular, y si me he decidido finalmente a ello ha sido al observar atónito como esta organización política en Madrid ha apoyado explícitamente a los llamados “pisos colmena o cápsula” (soluciones habitacionales de 3 metros cuadrados) como una solución digna para vivir [1], según la propia declaración del Concejal de VOX, D. Pedro Fernández, en la última Comisión de Urbanismo del Ayuntamiento de Madrid.

Empezaré hablando de D. Rafael Bardají, el mentor y gurú de esta fuerza política, miembro del Consejo de Administración de la compañía estadounidense con sede en Miami y denominada “Global Precision Research LLC”, que ejerce de asesor estratégico de las inversiones especulativas de los Fondos Buitre en nuestra Patria.

Esto explicaría el silencio de VOX con respecto al saqueo al que estamos sometidos por parte de estos inversores depredadores; silencio cómplice o vergonzante, consentidor se podría decir, e incluso beneficiado del dolor y penuria económica de los españoles más humildes.

También se podría hablar de la sede de VOX en Madrid, que pertenece a una sociedad mercantil española, Covarest, SL, cuya matriz extranjera “Fincora Group Sárl” está domiciliada en el paraíso fiscal de Luxemburgo, de lo que se podría deducir que esta fuerza política tiene un componente de sucursal de fondos opacos provenientes de paraísos fiscales.

Esto explicaría que a VOX se le haya olvidado hablar de Gibraltar, pues sus autoridades sí que saben quién está detrás de su entramado internacional societario, no vaya a ser que lo casquen a la opinión pública española.

Obviamente, Covarest no dará ningún beneficio fiscal en España, es decir, no pagará impuestos aquí, o lo que debería, de tal manera que la renta por el uso del alquiler que pague VOX a su matriz proveniente de las cuotas de sus afiliados, irá limpia de polvo y paja a los agujeros negros de los Paraísos Fiscales, y sin saber sus afiliados y votantes a quiénes beneficiarán realmente.

Cualquier persona que conozca profesionalmente este tipo de negocios ya habrá deducido que VOX tendrá sus intereses económicos opacos y precisamente serán las cuotas descritas, y además las subvenciones públicas que reciba por su representatividad política, las que serán detraídas de nuestra Nación por esta singular vía, en un proceso evidente de descapitalización de nuestra riqueza. En su apariencia de funcionamiento en el alquiler de su sede es como funcionan las grandes multinacionales inmobiliarias radicadas en España, que ganan mucho y nunca pagan impuestos aquí.

Es muy difícil, siendo honrado, entrar en la cúpula de VOX cuando sus dirigentes están acostumbrados al desfalco y a los impagos.

Pareciese que son los Reyes del Concurso de Acreedores, es decir, del impago a los proveedores y trabajadores españoles, a los que precisamente dicen defender en sus soflamas y eslóganes vacíos.

Su vicepresidente, Víctor González Coello de Portugal, está condenado por un concurso culpable de tal manera que está inhabilitado y no puede administrar actualmente sociedades mercantiles; su Presidente, Santiago Abascal, tiene también en su mochila su Concurso de Acreedores e impagos; mientras que el Vicepresidente Espinosa de los Monteros, es archiconocido en el sector de la construcción de viviendas por sus incumplimientos contractuales, así como por sus irregularidades urbanísticas.

Hay que tener una “jeta” especial para formar parte de ese club tan exclusivo. Para ellos, pareciese que impagar sus deudas e incumplir con sus obligaciones es consustancial con su naturaleza. Los trabajadores españoles y las clases medias pareciese que les importan un comino. Ellos están asentados con la oligarquía nacional e internacional. Los hechos y sus comportamientos les delatan.

En el caso de Espinosa de los Monteros también ha habido escalofriantes noticias que le vinculan por medio de su Familia con el “mobbing inmobiliario” o práctica consistente en hacerle imposible la vida a los inquilinos hasta que se van de sus casas.

También están sus visitas a la City londinente, para reunirse con los Fondos de Inversión y rendirles pleitesía en nombre de VOX.

Por otro lado, está Doña Rocío Monasterio, con las sospechas de falsedad sobre documentos urbanísticos en sus Lofts en Madrid, con el descaro añadido por su parte de echarle la culpa a su subordinada, la aparejadora o perito de turno; fácil recurso de una elitista arquitecta que quiere eludir sus graves responsabilidades profesionales. 

Tampoco podemos olvidar el tema de las obras ilegales en su propia casa, por falta de las oportunas licencias, a pesar de los reiterados apercibimientos e interpelaciones del Ayuntamiento de Madrid a todos los niveles. Es un suma y sigue constante.

A pesar de que llevan ya meses instalados en el Ayuntamiento de Madrid, no veremos a los concejales de VOX favorecer con sus iniciativas municipales a los inquilinos de las viviendas sociales de la EMVS (Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo) que fueron malvendidas al Fondo Buitre Blackstone, pues aquí entrarían en conflicto con Don Rafael Bardají y con su planteamiento ultraliberal sobre la materia inmobiliaria, gravado en el ADN de la cúpula de este partido a fuego lento. Tampoco defenderán a los que fueron inquilinos del IVIMA de la Comunidad de Madrid frente al imperio financiero de Goldman Sachs y su Fondo Buitre local.

Miles de familias de madrileños despojados de sus viviendas sociales no serán protegidos por la cúpula de VOX. Ellos (la cúpula de VOX) apoyan la vivienda tipo “cápsula” de 3 metros cuadrados, al modo de las colmenas que han desvertebrado a la sociedad japonesa en el hacinamiento y la soledad individualista.

Hay indicios que apuntan a que la Cúpula de VOX está en la vanguardia de la especulación financiera y urbanística, y de las irregularidades descaradas en estos ámbitos. Hasta la compañía HAIBO, promotora del hacinamiento de los españoles en infraviviendas con sus cápsulas habitacionales, ha agradecido a VOX su apoyo público en el Ayuntamiento de Madrid en su cuenta oficial en Twitter y ya ha anunciado que se va a instalar aquí a pesar de incumplir la normativa urbanística más elemental.

Es una realidad que VOX ha crecido en los caladeros de votos del “posfranquismo”, ofreciendo una verborrea patriótica, citando frases incluso de Ramiro Ledesma Ramos y del propio José Antonio Primo de Rivera, pero omiten que en la España de Franco los pisos tenían una media de 90 metros cuadrados, mientras que ahora hemos pasado a 40, y estaremos en breve bajando a los 3 de las cápsulas que VOX propone en la Capital de España.

Ojalá volviéramos a la política inmobiliaria del Franquismo, tal y como expuse el 22 de diciembre en el programa televisivo de “La Mesa del Coronel” en el Canal Cuatro [2] y en un artículo titulado “Memoria histórica de la Vivienda Social en España” [3] publicado en el Diario ABC el 18 de julio del año pasado. Ninguna de las medidas que propuse las veremos en las iniciativas de este partido político, que con su reciente declaración de apoyo a las “cápsulas habitacionales” se ha quitado completamente su careta de falso patriota.

Debemos tomar conciencia de que VOX es partidario de la liberalización total del urbanismo en España, es decir, que se pueda construir donde se quiera, lo que se quiera, como se quiera, quien quiera y sin apenas normas; algo que obviamente beneficiará a los oligarcas y plutócratas, así como también no quieren oír ni hablar de limitar los incrementos abusivos de las rentas del alquiler, contribuyendo así a la desregulación de un sector básico como es la vivienda, y con ello haciéndola inaccesible para la mayor parte de la población española y un objeto de especulación.

Tampoco oiremos de su boca que haya que subir los impuestos a las SICAV y a las SOCIMI, a pesar de que en ellas moren la oligarquía cultural de este país, como los Almodóvar y demás subvencionados; en el tema de la fiscalidad tampoco hay diferencia entre ellos, van unidos de la mano y cualquier enfrentamiento entre VOX y la “cultureta subvencionada” es pura apariencia y paripé.

Eso sí, ya se barruntan las inversiones inmobiliarias del “sector business” de VOX en Polonia (con cuyo partido más importante comparte grupo en el Parlamento de la Unión Europea) y en otros países del extranjero, dado que en España ahora mismo el sector está a las puertas de otra fatal crisis. Es otro signo distintivo de los autoproclamados patriotas de nuevo cuño, el invertir fuera de su país cuando vienen mal dadas en el nuestro.

Con todos estos antecedentes, verdadera punta de un iceberg insondable en este momento, se puede afirmar que todo patriota con un mínimo sentido social de la vivienda, del empleo y de la economía, debería ser un poco más crítico con este tipo de prácticas de la cúpula de VOX, que por sí generan numerosas dudas y suspicacias sobre los verdaderos intereses de un grupo reducido e inaccesible de personas que alardean de patriotas, pero que en sus comportamientos personales y sociales actúan de forma radicalmente opuesta hacia los intereses de los españoles.

Guillermo Rocafort

Doctor en Economía. Analista internacional

[1] Véase el vídeo https://www.youtube.com/watch?v=alqAqqH5p-A&fbclid=IwAR3bYnr1DNy_8XPEKLE6baNTEwWmsiWW2IjGvBlolq12h6XI_ROiI2y1hFQ

[2] https://www.cuatro.com/la-mesa-del-coronel/programa-completo-hd_18_2870970140.html

[3] https://www.abc.es/opinion/abci-memoria-historica-vivienda-social-201907172340_noticia.html

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?