Medios

García-Abadillo no quiere despedirla

Ana Romero negocia una indemnización con El Mundo para una salida voluntaria

Sanciona primero a María Ramírez y luego a Eduardo Suárez para no quedarse sin corresponsal en Nueva York

Casimiro García-Abadillo.
photo_cameraCasimiro García-Abadillo.

La crisis de la periodista que cubría las informaciones sobre la Casa Real para El Mundo todavía no ha terminado. Ahora, dirección y profesional están negociando una salida pactada.

Ana Romero y Casimiro García-Abadillo protagonizaron a principios de mes “una discusión muy fuerte” en el despacho del director de El Mundo. La periodista denunció que le habían censurado una crónica y provocó un ‘terremoto’ en la redacción.

Mientras Romero no ha vuelto a firmar desde aquel día, un portavoz de El Mundo aseguró a El Confidencial Digital que el periódico no tiene “ningún motivo para despedirla”. Es más, el propio García-Abadillo le pidió a la periodista que demostrara que había prescindido de ella.

La única solución posible es, por tanto, una salida pactada. Fuentes cercanas a la dirección explican que Ana Romero ya está negociando abandonar el periódico de manera voluntaria, como antes hicieron otros profesionales, y percibir una indemnización a cambio por sus años trabajados.

El problema, señalan las fuentes consultadas por ECD, es que El Mundo no tiene abierto ningún proceso de reestructuración de empleo en este momento. Otros periodistas sí que salieron anteriormente de la empresa, pero en el marco de un ERE voluntario.

Los casos de María Ramírez y Eduardo Suárez

Con motivo de la discusión con Ana Romero, los dos corresponsales en Nueva York de El Mundo, María Ramírez y Eduardo Suárez, denunciaron que existía “censura” por parte de los máximos responsables del periódico. Sus comentarios en Twitter llevaron a la cúpula a imponerles una suspensión de empleo y sueldo durante un mes.

Las fuentes consultadas por ECD explican que al equipo de García-Abadillo “le sentó muy mal” la actitud de sus dos corresponsales. “En El Mundo nunca ha habido censura”, se quejan.

Sin embargo, el director ha tenido que aplicar esta sanción de manera escalonada para evitar que la corresponsalía en Estados Unidos se quedara vacante durante este mes. Por tanto, María Ramírez ha sido la primera en cumplir la suspensión de un mes y en las próximas semanas será Eduardo Suárez el que deje de escribir en las páginas de El Mundo.

Hay que recordar que, tal y como adelantó ECD, María Ramírez será, a partir del próximo mes de septiembre, la corresponsal volante de El Mundo para Europa. Eduardo Suárez, por su parte, será nombrado nuevo corresponsal en Bruselas.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes