Medios

El dramático discurso de Antonio Fernández-Galiano, en presencia de Pedro J., a los mandos de Unidad Editorial en la reunión que salvó al grupo: “En Italia están hartos de poner dinero”

Días convulsos en la sede de Unidad Editorial. La plantilla del grupo vivió dos votaciones en cuestión de una semana en las que se encontraba en juego el futuro de la compañía. El presidente se volcó para conseguir salvar a la compañía de la suspensión de pagos.

El viernes 6 de septiembre, el edificio de Unidad Editorial fue el escenario de una jornada de trascendental importancia. Se votaba un paquete de recortes en el que se incluía una rebaja de sueldos del 10% de media a toda la plantilla. El referéndum era clave para recibir los 400 millones de euros correspondientes a la ampliación de capital que ha aprobado RCS MediaGroup en Italia.

El resultado de la votación fue negativo, lo que provocó escenas de tensión en la cúpula de Unidad Editorial. Sus directivos se mostraron profundamente inquietos por el futuro de la empresa, pues era clave obtener el sí de la plantilla.

A principios de la siguiente semana, los principales directivos del grupo editor de El Mundo, Marca y Expansión se volcaron al máximo para conseguir convencer a los trabajadores del grupo para que cambiaran de opinión y aceptaran en una segunda votación una bajada generalizada de sueldos.

Uno de los que puso todo lo que pudo de su parte fue Pedro J. Ramírez. Tal y como contó ECD, el director de El Mundo peleó a la desesperada para conseguir que los trabajadores del grupo aceptasen los recortes. Realizó gestiones internas y habló personalmente con algunos empleados para convencerles de que se trataba de un paso trascendental para garantizar el futuro de la compañía.

Pero, según ha podido saber El Confidencial Digital, el directivo que más se implicó fue el propio presidente ejecutivo. Antonio Fernández-Galiano tomó la decisión de convocar a mitad de semana una reunión de alto nivel en el salón de actos de Unidad Editorial.

Allí estaban convocados directivos de primer y segundo nivel de todas las unidades de negocio del grupo, hasta subdirectores. En total, la sala estaba ocupada por más de un centener de personas, según testigos presenciales.

ECD ha podido conocer cuál fue el discurso que realizó el principal directivo de Unidad Editorial. Empleó algunos términos dramáticos, según algunos de los presentes. Esto fue lo que dijo:

-- Pidió a todos los directivos que se implicaran en conseguir el sí de los trabajadores en la segunda votación. Les dijo que hablaran personalmente con sus subordinados para lograrlo.

-- Les insistió en que se estaban jugando el futuro del grupo en esta votación.

-- Llegó a decir “estoy harto”, en referencia a la situación interna que vivía la compañía.

-- Afirmó que no podía garantizar la continuidad de la plantilla si no se aprobaba la votación. Con el sí se ha garantizado que no habrá despidos hasta marzo de 2014.

-- Se llegó a hablar de suspensión de pagos si no tenía en visto bueno final.

-- Aseguró que en Italia se encontraban muy molestos con la situación en España. Dijo que bastante dinero están poniendo ya los propietarios del grupo.

Testigos presenciales aseguran a ECD que fue un cónclave tenso, pero que la mayoría de ellos salieron del salón de actos convencidos de que había que dar el ‘sí’ a los recortes.

Finalmente, la segunda votación consiguió un resultado afirmativo. Fue el siguiente viernes, día 13. Se ha dado, por tanto, el visto bueno a la ampliación de capital de 400 millones que autorizó Italia. La reunión convocada por Antonio Fernández-Galiano resultó decisiva para salvar al grupo de la suspensión de pagos.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable