Medios

Se incorpora el 1 de enero

Banijay envía un directivo a España para negociar con Paolo Vasile la era ‘post Ana Rosa’

Stefano Torrisi desembarca en Madrid por orden de Marco Bassetti. Está en juego la recuperación de una demanda contra Mediaset por “competencia desleal”

Paolo Vasile y Ana Rosa Quintana.
photo_cameraPaolo Vasile y Ana Rosa Quintana.

El movimiento se lleva con cierto sigilo. Tanto que la propia compañía todavía no lo confirma de forma oficial. Pero lo cierto es que Stefano Torrisi, desvinculado de Endemol Italia en fecha reciente, llega a España para ser “los ojos y los oídos” de Banijay en España tras la salida de Ana Rosa Quintana.

Según los datos recabados por El Confidencial Digital, Marco Bassetti ha decidido afrontar la delicada situación por la que atraviesa su compañía en nuestro país enviando a Stefano Torrisi, que comienza a ejercer su función el próximo 1 de enero. Un encargo que le trae de vuelta a un país que ya conoce bien tras su paso por Veralia.

Efectivamente, aunque Torrisi comenzó su carrera profesional en el mundo de la televisión en RaiUno, en 1996 llegó a nuestro país para hacerse cargo de la dirección de Contenidos y el área Internacional de Europroducciones TV. En los años siguientes abrió filiales en Italia, Polonia y Portugal.

En junio de 2004, el Grupo Vocento anunció la “puesta de largo” de Veralia, un holding financiero que aglutinaba las participaciones de la compañía en Europroducciones (entretenimiento), BocaBoca Producciones (ficción) y más tarde también de Hill Valley (comedia).

Por aquellas fechas, Europroducciones se encargaba del programa matinal que María Teresa Campos realizaba para Antena 3 TV tras su fichaje estrella desde Telecinco, a razón de 3 millones de euros al año. En el año 2007, Stefano Torrisi fue nombrado consejero delegado de Europroducciones.

Siete años más tarde, en 2014, Torrisi regresó a Italia como director comercial de la división de Endemol en el país transalpino. Allí estaba trabajando hasta hace unas semanas. Ahora acaba de abandonar Endemol Italia y ficha por Banijay para ponerse a las órdenes de Bassetti.

La sombra de una demanda

El trasfondo de este movimiento es aclarar qué va a pasar ahora con Cuarzo y Mediaset. La salida de Ana Rosa Quintana de la productora que ella fundó y en cuyo capital Banijay entró hace unos años, ha llenado de interrogantes el futuro de la factoría francesa en España.

En el sector audiovisual español se da por descontado que el próximo mes de enero ‘El programa de Ana Rosa’ dejará de ser producido por Cuarzo y pasará a la nueva factoría que acaba de crear Xelo Montesinos que, de momento, recibe el nombre de Halliwell Broker.

Este movimiento recuerda los primeros roces surgidos en 2015 entre Banijay y Mediaset España, a cuenta de la descapitalización de Magnolia. En aquella ocasión dos directivos de esta última empresa (propiedad de Banijay), Alfredo Ereño y Angelo Rocca, abandonaron la sociedad y crearon –ellos también- una productora propia: Bulldog TV.

Sólo unos meses después, Telecinco les encargó dos formatos que hasta ese momento producía Magnolia: ‘Mujeres y hombres y viceversa’ y ‘Supervivientes’.

Una descapitalización de 25 millones de euros

Marco Bassetti, consejero delegado de Banijay y amigo personal de Paolo Vasile años atrás, habló entonces de un perjuicio para su compañía de unos 25 millones de euros por ese movimiento. Y presentó una demanda por competencia desleal.

Finalmente, la sangre no llegó al río. Tras un viaje relámpago a Madrid, acompañado de su equipo de abogados, Bassetti cerró un acuerdo entre Banijay y Mediaset. De forma sorpresiva, la demanda fue retirada.

Fuentes conocedoras de aquella negociación hablan de un mensaje claro por parte de Paolo Vasile a su amigo: si Banijay no ponía fin al contencioso, debía despedirse del resto de formatos contratados con Cuarzo (‘Pequeños gigantes’ –producidos con La Competencia-, ‘Un tiempo nuevo’, ‘Cuarto Milenio’, ‘El programa de Ana Rosa’, ‘Cintora a pie de calle’, ‘En el punto de mira’…).

Ojo con el futuro de ‘Supervivientes’

Bassetti aceptó el pacto, abandonó los tribunales, pero no permaneció inactivo. Desde aquella fecha empezó a trabajar para intentar comprar a Castaway, la creadora del formato, los derechos internacionales de ‘Survivor’, el original que permite la adaptación de ‘Supervivientes’ en España.

Mediaset vio el peligro que generaba ese movimiento e intentó reaccionar. Lo hizo a través de Ilaria Dallatana. La ex directiva de Magnolia había sido fichada por Mediaset y enviada a España para la creación de una fábrica de contenidos, un laboratorio de I+D desde el que desarrollar producciones propias para Italia y las cadenas españolas del grupo.

Desde su despacho en Fuencarral contactó, ella también, con Castaway y exploró la posibilidad de adquirir los derechos internacionales de ‘Survivor’. Este pulso se ha resuelto hace tan sólo unos meses. Tras años de perseverantes gestiones, ‘Survivor’ ya pertenece a Banijay.

Mediaset tiene un acuerdo para su explotación en España, cerrado años atrás con los antiguos dueños y creadores del formato. Pero este acuerdo tiene fecha de caducidad. Si Telecinco quiere renovarlo en un futuro no muy lejano… tendrá que negociar con Bassetti, que quizás esté esperando a Vasile para cobrarse aquel ‘robo’ de talento sufrido en 2015.

Stefano Torrisi, con fama de conciliador

La preocupación de Bassetti con España viene de lejos. El pasado mes de mayo ya viajó a España para asegurar el futuro de Cuarzo sin Ana Rosa. Intentó retener a Xelo Montesinos con una oferta astronómica pero fue en vano. Ofreció contratos indefinidos para mantener el talento y ha puesto finalmente a Juan Ramón Gonzalo al frente de Cuarzo.

Ahora, las fuentes consultadas confirman que Stefano Torrisi viene a Madrid con esa opción de reactivar la demanda contra Mediaset debajo del brazo. Sin embargo, muchos confían en el talante conciliador de Torrisi que –explican en Madrid- hará todo la posible por alcanzar un acuerdo.

Al fin y al cabo, recuerdan desde el sector, Banijay es una productora de formatos televisivos y gana dinero cuando vende a las cadenas. Un litigio de estas características debe medirse con sumo cuidado pues puede provocar que el demandado cierre las puertas a la productora por muchos años.

En ese momento, a Banijay sólo le quedarán en España dos potenciales compradores de cierta envergadura: Atresmedia y Televisión Española.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo